El pésimo inicio de Boca en 1980

Un desolado Gatti, un sorprendido Zanabria y un seguro Salinas tratan de encontrarle una explicación al pésimo arranque de Boca en 1980 en los viejos vestuarios de la “bombonera”.

Eran tiempos distintos en varios aspectos, sobre todo en el plano informativo y de difusión de datos e imágenes, pero el desencanto del hincha de Boca era muy similar al actual allá por marzo de 1980.

Luego de la triunfal era de Juan Carlos Lorenzo (1976 – 1979) con dos títulos locales, dos Copas Libertadores y una Copa Intercontinental, los pasos del “Toto” y los del club de la ribera se habían separado a fines del último año citado. El entrenador partió a Racing y en su lugar asumió un ídolo indiscutido de la institución: Antonio Ubaldo Rattín.

Ya los partidos de verano habían encendido la señal de alarma, por lo flojos rendimientos. La primera fecha del certamen (ex metropolitano, ahora rebautizado pomposamente “Torneo cuarto centenario de la fundación de Buenos Aires”) siguió en esa dirección, ya que Unión le ganó cómodamente en Santa Fe por 2 a 0.

Ernesto Mastrángelo intenta eludir el cerrojo de camisetas de Unión que lo rodean. Goleador y pieza fundamental en el ciclo de Lorenzo, este fue el único partido del “Heber” en 1980 debido a una lesión en la rodilla.

A continuación, una ajustada y agónica victoria frente a Quilmes por 2 a 1 fue apenas un bálsamo dentro de un panorama desolador: el equipo jugaba mal y tenía 11 futbolistas lesionados.

 

En acrobática pose, Alfredo Letanú convierte, a cinco minutos del final, el gol de la victoria ante Quilmes por 2 a 1. Esos fueron los únicos dos puntos logrados por Boca en los primeros 6 partidos del metro 1980.

A partir de la jornada siguiente, Boca padeció una de las peores rachas en cuanto a resultados de su historia. No por las cuatro derrotas sucesivas, sino porque 3 de ellas fueron con estruendo de catástrofe (2-5) y dos ante rivales clásicos y en la “bombonera”: River e Independiente. El otro que lo goleó fue Newell´s y la restante caída fue ante Tigre por 2 a 0 en cancha de Chacarita.

El genial Juan Ramón Carrasco festeja el primero de sus dos goles en la “bombonera” en la inolvidable tarde del 2 de marzo. Detrás lo sigue Ramón Díaz, también autor de dos tantos, quienes junto a Oscar Ortíz, decretaron el 5 a 2 final.

Una “bombonera” repleta y atónita asiste como testigo al acto final. Con ojos bien abiertos, Omar Larrosa cabecea y vence por quinta vez en la tarde a un Hugo Gatti que ya había perdido hasta la vincha. Nada pueden hacer Córdoba (3) ni Mouzo.

Con seis fechas disputadas, Boca estaba en el último puesto, con apenas 2 puntos. Había convertido 8 goles, pero le habían señalado 20. Muy lentamente las cosas se fueron ordenando y el equipo comenzó a cosechar puntos, a despecho de jugar bien. En la segunda rueda, con la recuperación de algunos elementos claves, como Pernía, Ribolzi y Perotti, más la aparición de Ruggeri, se fue cimentando una estructura que le permitió a Boca terminar en el 7ª puesto, bien lejos de ese fantasma llamado descenso que lo amenazó en un comienzo. ¿Qué ocurrirá 31 años después?

About these ads

One response to “El pésimo inicio de Boca en 1980

  • Christian

    Así y todo Armando sostuvo durante todo el Torneo a Rattin, algo impensado por estos años donde a los dos rsultados negativos ya te rajan. Las ojotas celestes de los jugadores de Boca son gloriosas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: