El stress no es cosa de ahora, eh!

Las obligaciones, el ritmo frenético de la ciudad, la mala alimentación, la presión para llegar a fin de mes e innumerable cantidad de cosas se pueden agolpar como factores determinantes del temido stress.

Pero que nadie suponga que esto es algo de estos tiempos del Siglo XXI. Allá por 1985 ya hacía estragos en la sociedad, con la diferencia que cualquier individuo podía contralarlo fácilmente.

Como podemos apreciar, con garantía de 2 años y por apenas siete australes con cincuenta, se podía tener la tarjeta para medir el stress sin importar donde uno se hallase, ya que allí se señala: “Transpórtese por distintos lugares del mundo a través de su imaginación” (¿?)

Para el que quiera desestressarse, no tiene más que juntar los siete australes con cincuenta y mandarlo por correo. Es más sencillo que por internet, ya que si se cae el servidor o hay demoras, el stress los puede liquidar y no habrá tarjeta que los salve…


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: