Hay que estar a la moda

Con este calor, siempre es una buena opción juntarse con amigos al atardecer a comer una rica picadita. Si la temperatura no es sofocante, hacerlo en la vereda de un bar, es un plan interesante. Todo esto es igual ahora que en el lejano 1973 de la foto, pero lo que cambia radicalmente es la vestimenta, ¿no?

Si bien esos eran años de cierto desenfado (¿?) a la hora de “empilcharse” (término top de comienzos de los `70), lo concreto que es el traje parecía estar a la orden del día, hasta para una charla informal con amigos.

El aviso pertenece a Modart, una casa de ropa que estuvo muchos años en las principales ciudades del país. Una de las sucursales más importante estaba situada en la esquina de Avenida de Mayo y Perú (ahora está Farmacity allí) y saltó a la consideración popular el 9 de septiembre de 1988, cuando fue literalmente vaciada por un grupo de manifestantes que rompió sus vidrieras, en plena desconcentración tras un acto de los sindicatos en contra de la política económica del gobierno de Raúl Alfonsín.

Cuando todavía faltaban 15 años para tan triste episodio, Modart publicitaba sus modelos, sentenciando que los hombres que los lucían eran “peligrosos” y que las mujeres debían cuidarse de ellos, en un verano “súper peligroso”….


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: