¡¡Como (no) te extraño ENTEL!!

La mención de esta sigla nos remite a aquellos años donde tener el teléfono en casa era un lujo comparable a lo que ahora sería un plasma de última tecnología o algo así. Quizás a las nuevas generaciones les parezca extraño pero hasta hace 20 años no toda la gente poseía el aparato en su domicilio y muchas veces se debía recurrir al vecino que si lo tenía, para poder comunicarse.

 Un clásico de las épocas anteriores a la era del “googleo” era la guía telefónica que se repartía todos los años en forma gratuita en las casas. Eran dos enormes y voluminosos tomos, donde constaban todas las personas y entidades que tenían su línea registrada en ENTEL, cuya tapa es esta joya del año 1989.

Pero dentro de ella podíamos encontrar de todo: los números de urgencias para contactarse con las otras empresas de servicios como Obras Sanitarias, Gas del Estado Segba (luego de las privatizaciones rebautizadas como Aguas Argentinas, Metrogas y Edenor y Edesur, respectivamente). Como se puede apreciar, casi todas las características, con apenas dos dígitos.

 

Pero también la muy útil e imprescindible guía nos traía cosas realmente curiosas como la Red ARPAC (Red nacional de tránsito de conmutación de paquetes ¿¿¿????) o el servicio radioeléctrico rural, del que me permito dudar de su buen y regular funcionamiento.

También había lugar en estos simpáticos “mamotretos” para la gente de negocios. Esos que intentaban y ¿lograban? comunicarse con el exterior. Recién comenzaba tibiamente el fax y ni hablemos de celulares o mails, para estas personas de avanzada estaba el DDI (Discado Directo Internacional)

Pero no todo podía ser perfecto en la guía. Por si ocurría algún inconveniente con los apellidos, nombres o direcciones, no hacía falta molestarse en algún llamado, con llenar este formulario de corrección de datos, seguramente en unos dos o tres años, la solución llegaba…

Muchas eran las quejas de los usuarios cuando solicitaban la línea domiciliaria y esta tardaba días, semanas, meses y años en llegar. En 1986, el gobierno de Raúl Alfonsín dispuso implementar el plan MEGATEL, para agilizar dicho trámite. Nada cambió, pero sirvió para que las “Viudas e hijas de Roque Enrol” incorporar ese término (como pintura de época) a los 1:32 de esta canción: “Ya me voy a anotar en el nuevo plan MEGATEL”. Los dejo porque voy a hacer un llamado a Miramar y tengo pedirle línea a la operadora.

Un gracias enorme a Francisco “pulga” Pozzolo, degustador de las cosas retro y proveedor de estas imagenes, guardadas en su mansión de Los Cardales.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: