La desobediencia fatal de Reutemann

En un verdadero poster de inicios de los `80, los dos Williams comandan el Gran Premio de Brasil 1981. Reutemann dio una clase de manejo bajo el agua ante Alan Jones

Para los argentinos, las carreras de Fórmula 1 de principios de la década del `80 eran un ritual único. Con cábalas o sin ellas, gran parte del país se instalaba frente a los televisores, que desde cualquier punto del planeta, nos traían las actuaciones de Carlos Reutemann. Las voces de Héctor Acosta, Eduardo González Rouco o Fernando Tornello eran los compañeros inseparables de aquellos momentos, haciéndonos vibrar con sus relatos.

La temporada 1981 no iba a ser una más y mucho tuvo que ver con ello, lo sucedido en el Gran Premio de Brasil, disputado el 29 de marzo. El “lole” sabía que era su última gran oportunidad de ser campeón del mundo, porque tenía un auto de punta, pero también era consciente que debía compartir el equipo Williams con un piloto con quien casi no tenía relación y que pugnaba por lo mismo que el.

El australiano Alan Jones era el monarca defensor de la corona ganada en 1980 y hacía valer ese derecho. Al punto que en el contrato de ambos estaba especificado que Reutemann debía dejarlo pasar, si éste se encontraba por delante de el. En tierras brasileñas se dio esa situación, pero el argentino pareció no enterarse, ni siquiera cuando desde boxes le mostraron el famoso cartel con la indicación.

El integrante del staff  Williams cumple con la orden e ingresa en la inmortalidad. Es una de las fotos más conocidas y bizarras de la historia de la Fórmula 1. Reutemann no vio el cartel o lo vio al revés… ¡GRANDE LOLE!

El hombre de Santa Fe siguió adelante y concretó una de sus más brillantes faenas, sobre el mojado circuito de Jacarepaguá, postergando a su compañero de equipo, que en señal de protesta no subió al podio a ocupar su lugar, tal como puede apreciarse al finalizar el video. En estas imágenes también están la excelsa largada de “Lole” y su calidad para manejar bajo la lluvia.

Dos semanas más tarde, la Fórmula 1 arribó a Buenos Aires. El tema del famoso cartel estaba en boca de todos y hasta el propio Reutemann se animó a una humorada frente a su box

Rodeado de alegres seguidores, Reutemann muestra “su” cartel dos semanas después del episodio Brasil, horas antes del inicio del Gran Premio de Argentina

Frank Williams, dueño del equipo, no quedó muy bien con aquella decisión. Nadie lo sabrá a ciencia cierta, pero algo de revanchismo hubo, cuando en la carrera final de la temporada, con el argentino con chances concretas de ser campeón, se encontró con un auto en muy mal estado para afrontar la carrera de Las Vegas, donde Nelson Piquet fue campeón. Competencia que fue ganada por Alan Jones, a bordo de un Williams impecable y sin fallas mecánicas…


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: