La última carrera de Reutemann en Buenos Aires

La mayor parte de la tapa para Reutemann. Apenas un recuadro para el triunfo del Boca de Maradona sobre River por 3 a 0. Esa era la relevancia del “Lole” para el deporte argentino.

El Gran Premio de la República Argentina era una cita ineludible del calendario de la Fórmula 1 desde inicios de la década del `70. Por eso nadie podía suponer que aquella competencia del 12 de abril de 1981, sería la última vez que la máxima categoría haría escala en nuestro país por aquellos tiempos (regresó a mediados de los `90).

Pero mucho menos se podía pensar que esa sería la última ocasión que podríamos ver a Carlos Alberto Reutemann corriendo en el autódromo. Fue una fecha especial, porque ese domingo, fue el cumpleaños número 39 del “lole” y la gente le hizo el mejor de los regalos: lo declaró definitivamente ídolo nacional. Tal fue la trascendencia de la competencia, que el Boca – River del torneo local (primer clásico de Maradona) fue adelantado al viernes por la noche.

A los 0:48, el momento más festejado del fin de semana: Reutemann supera a Jones. En el final del video, el podio, donde se escucha el feliz cumpleaños hacia el “lole”.

El público se volcó en forma masiva desde los días previos (pruebas informales y de clasificación) casi sin tener en cuenta el tiempo, ni la ubicación del santafesino. Sólo importaba verlo y alentarlo. Los que tuvimos la chance de estar, aún podemos recordar la extraordinaria y conmovedora ovación que se producía en las gradas, cada vez que el auto blanco con el número 2 pasaba delante nuestro.

La competencia ya finalizó. Reutemann pasa y saluda con su brazo en alto, a un enfervorizado público que lo alentó como nunca.

Aquella carrera de 1981, tuvo dos condimentos especiales: por un lado, Reutemann estaba como nunca, en condiciones de pelear por el título mundial y por otro, su disputa con Alan Jones había explotado en Brasil, como ya citamos en un post anterior: http://bit.ly/hFHzzM

Nelson Piquet comandaba el Brabham número 5, claramente viciado de nulidad, ya que tenía el llamado “efecto suelo”, que adhería casi imperceptiblemente el auto a la pista, algo expresamente prohibido en las reglas, que fue anulado en las competencias siguientes. Gracias a esto, fue inalcanzable y ganó la carrera, pero para el público, el segundo lugar de Carlos Reutemann se festejó como una victoria.

Piquet un escalón arriba de Reutemann. Esta fue la escena del podio de Buenos Aires y, lamentablemente, la posición de ambos al finalizar el torneo 1981.

En los que hace a triunfos, se puede aplicar el axioma que sostiene que nadie es profeta en su tierra, ya que Reutemann nunca pudo ganar en Buenos Aires. Pero los resultados deben quedar al margen. “Lole” fue uno de los más grandes deportistas argentinos de todos los tiempos. Desde aquí, un humilde homenaje de la última vez que me emocionaste en vivo. ¡Gracias!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: