Rosario Central campeón en una jornada final inolvidable

Todo el desarrollo del torneo 1986/87 había sido parejo, pelado y disputado, por eso la última fecha no podía ser la excepción. Como la selección argentina estaba disputando el torneo preolímpico clasificatorio para Seúl 1988, cuyo partido decisivo era el domingo, la inolvidable jornada final del campeonato local se disputó el sábado 2 de mayo.

La particularidad fue que en 8 de los 10 partidos había algo en juego, ya sea el título (entre Central, Newell´s e Independiente), el descenso (Platense y Temperley) o el acceso a los dos últimos lugares de la liguilla (Racing, Ferro y San Lorenzo).

La principal atracción estaba en el Sur, en la cancha de Temperley, donde el local se jugaba su permanencia ante Central, al que un empate le bastaba para ser campeón. Dos puntos debajo estaban Newell´s, que recibía en Rosario al ya descendido Deportivo Italiano e Independiente, que era local de Vélez.

El plantel completo de Central con el fondo del Gigante de Arroyito. Los futbolistas del record inigualado: ser campeón de primera viniendo del ascenso.

Platense estaba un escalón por debajo de los “celestes” y debía visitar a River, con el oído atento a ver que pasaba en el Sur. Quedaban dos plazas disponibles en el la liguilla y los pretendientes eran Racing (43 puntos, visitante de Deportivo Español en Vélez), Ferro (43 puntos, visitante de Argentinos, pero en caballito…) y San Lorenzo (42 puntos, local en la “bombonera” frente a Talleres).

Ante la posibilidad que tanto Central como Independiente sean campeones, Fútbol de Primera dividió su histórica dupla: Macaya Márquez fue comentarista de Humberto Biondi en Temperley, mientras que Mauro Viale relató con la compañía de Horacio de Bonis en Avellaneda. Guillermo Cánepa es a quien se ve en campo de juego en el partido del campeón

La jornada fue tal como se la preveía: cambiante, emocionante y vibrante. Rosario Central logró la hazaña de ser el único equipo campeón en primera división proveniente del fútbol de ascenso. Lo hizo de la mano de Ángel Tulio Zof y con un equipo excelente, donde sobresalían la potencia y seguridad de Edgardo Bauza y el talento de Roberto Gasparini y Omar Palma. Igualó en un tanto su partido y dio la merecida vuelta olímpica en campo de Temperley, que con el empate debía esperar que pasaba en cancha de River para saber su futuro.

Un emocionado hincha vestido con la clásica remera de piqué, cumple el sueño de todos, al entrelazar su mano con la del máximo referente del equipo: Omar Palma

En el monumental se dio uno de los partidos más recordados de una última fecha. El cuadro local (en el que sería el final del exitoso ciclo del “bambino” Veira) ganaba por2 a0 hasta los 67 minutos, condenando a los “calamares”. En ese momento, descontó Miguel Ángel Gambier, que había estado en el banco hasta los 60. Luego empató de penal a los 83, pero igual no le alcanzaba. El desahogo llegó a los 89, con el tercero, obra del propio “pampa”, que le permitió al club de Vicente López una enorme proeza. Forzó un desempate con Temperley, que se jugó cuatro días más tarde en cancha de Huracán y le permitió, como era un clásico, mantenerse en primera.

Con toda su potencia, Miguel Ángel Gambier fusila a José Miguel. El delantero de Platense fue la figura excluyente de una remontada histórica de su equipo

San Lorenzo había sido líder del certamen hasta pocas fechas antes del epílogo, pero una serie de derrotas, lo postergaron al punto de tener comprometida su clasificación a la liguilla. En campo de Boca superó por 5 a 2 a Talleres y con ello alcanzó la línea de Racing y Ferro con 44 puntos, pero quedó relegado por apenas un gol menos que el cuadro de caballito (+8 contra +7). A diez minutos del final, Ángel Comizzo le detuvo un penal a Ortega Sánchez (autor de tres tantos), que le hubiese dado la clasificación al “ciclón”.

Angel Comizzo se arroja sobre su izquierda y desvía el penal de Ortega Sánchez. Fue el certificado de defunción de las esperanzas de cuadro de Boedo. El fondo de tribunas un tanto despobladas, reafirma que no había mucha ilusión “azulgrana”.

Newell´s se quedó con el sabor amargo de un sub campeonato, detrás de su eterno rival, al golear a Italiano  4 a1, pero tendría revancha al ser brillante campeón de la temporada siguiente. El gran Independiente de Giusti, Marangoni y Bochini igualó en tres en con Vélez y quedó tercero, pero sería el ganador de la liguilla.

Una inolvidable jornada para el recuerdo, con una humilde reflexión: ¡Que lindos eran los torneos largos!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: