A 30 años de la última victoria de Reutemann

En actitud dominante, el Williams número 2 toma una curva en el circuito de Zolder el domingo 17 de mayo de 1981. Reutemann rumbo a su última victoria.

La edición 1981 del Gran Premio de Bélgica de Fórmula 1 quedó en la historia, por los conflictos reglamentarios que envolvían a la categoría, los accidentes previos a la competición, pero para los argentinos, por otro detalle fundamental: fue la última vez que lo vimos a Carlos Reutemann en el escalón más alto del podio.

La parada en el circuito de Zolder era la quinta del calendario, luego de Long Beach, Brasil, Buenos Aires e Ímola. El piloto argentino era el líder del certamen y tenía en su compañero de equipo Alan Jones y en Nelson Piquet a sus principales competidores.

Alan Jones y Nelson Piquet ya habían abandonado la carrera, dejando el camino libre al “lole”, que muy tranquilo, se pasea en solitario por Zolder, hacia un nuevo triunfo

El fin de semana no había comenzado bien para el “lole”. En la pruebas de clasificación del viernes, cuando circulaba a lenta velocidad hacia la desembocadura del callejón de boxes, embistió en forma totalmente involuntaria, al joven mecánico italiano Giovanni Amadeo, de la escudería Osella. Este quedó atrapado entre las ruedas del costado derecho del Williams y fue despedido, golpeando su cabeza contra el cordón, produciéndosele una doble fractura de cráneo, que luego le ocasionó la muerte.

Lejos de la clásica imagen de un podio victorioso, Reutemann muestra todo su dolor, por el fallecimiento de un mecánico en los boxes de Zolder

Reutemann corrió de todos modos la carrera, aunque lejos estaba de encontrarse en las mejores condiciones anímicas para afrontar el desafío. Desde el momento de la largada, quedó en tercer lugar, detrás de Piquet y Jones, quienes en sendas maniobras poco afortunadas, se despistaron y permitieron el avance del santafesino hacia la victoria.

Bélgica 1981 fue una carrera plagada de contratiempos. Aquí está la histórica imágen del mecánico de Arrows que ingresó en la pista para ayudar al auto de Patrese y salvó su vida por un milagro.

La postal que quedó de Bélgica 1981 fue el triste rostro de Reutemann en el podio, sin nada que festejar. Lo mismo que le iba a pasar a los argentinos, seguidores dela Fórumla1, que desde ese mismo momento, comenzarían a desandar 30 años (por ahora y ¿hasta cuando?) sin triunfos de un compatriota en la máxima categoría. Un agridulce recuerdo de un grande. Gracias por aquellas inolvidables mañanas de domingo, donde te seguimos por la tele y la radio. El tiempo, insobornable juez, te ubicó donde te merecías, “lole”: en el pedestal de los mejores deportistas argentinos de todos la historia.

NOTA: Un agradecimiento muy especial al querido y respetado colega Fernando Tornello, por los datos y las anécdotas. Un gran periodista, admirable por su conocimiento y humildad, que vivió toda aquella época.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: