París a los pies del tenis argentino

Gastón Gaudio mira hacia el cielo. Su sueño es una realidad. En una jornada histórica para el tenis argentino, se consagraba campeón de Roland Garros.

Fue, sin dudas, el momento más sublime para el tenis argentino en Roland Garros, el torneo favorito de todos los jugadores nacionales. El 6 de junio de 2004, Gastón Gaudio venció en la final a Guillermo Coria, tiñendo de celeste y blanco cada centímetro del anaranjado polvo de ladrillo parisino.

El histórico programa oficial del torneo del domingo 6 de junio de 2004. El fondo celeste y blanco tiñendo un torneo maravilloso.

El “mago” había llegado como el favorito, no sólo al partido decisivo, sino al torneo en general, con grandes antecedentes que lo avalaban: de los últimos 32 partidos que había jugado sobre tierra (desde el Roland Garros anterior), había ganado 31 y sólo había perdido con Federer la final de Hamburgo.

Más allá de gustos y simpatías personales por uno u otro, gracias a estos dos fenómenos, el tenis argentino alcanzaba una situación magnífica. Luego de 27 años tendría un campeón en Roland Garros.

En su camino a la final había superado con claridad y sin perder un set a Davydenko, Mónaco, Ancic, Escudé y Moyá. La primera complicación recién llegó en la semi, cuando se impuso a Henman por 3-6 6-4 6-0 7-5.

En la tierra de los mosqueteros, David Nalbandian, Guillermo Coria y Gastón Gaudio velan sus armas (raquetas) antes de las semifinales que los tuvieron como protagonistas junto a Tim Henman.

Gaudio, por su parte, tenía una temporada irregular y estaba más allá del puesto 40. La primera buena señal la tuvo en la Copa Mundial por Equipos de Dusseldorf, al ganar un partido que tenía perdido ante Lleyton Hewitt por 6-3 5-7 7-6.

En el centro del programa oficial del torneo, estaba el main draw. Sólo faltaba un partido, ese mismo que no fue uno más en la historia del tenis argentino.

El sendero en el que al final habitaba la gloria se presentaba duro en el inicio: nada menos que Guillermo Cañas. En un match que se completó en dos días, lo doblegó en cinco sets, la misma cantidad que le demando el siguiente y también duro escollo: Jiri Novak. A partir de allí, su tenis fue creciendo hasta tocar la cima dela TorreEiffel: pasaron Enqvist, Andreev, Hewitt (para mi, en el mejor partido de su vida) y Nalbandian. La final arrancó de la peor manera para el “gato” con dos sets abajo (6-0 6-3), hasta que este punto en el tercer set, marcó el quiebre de la historia.

Luego Gaudio se quedó con el cuarto y el quinto fue un verdadero “triller”, con idas y vueltas, con una moneda que estaba en el aire, sin saber donde caer. Finalmente, se posó en las manos talentosas de quien tuvo más decisión. Una página brillante del deporte argentino, que reluce cada año un poco más.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: