Los días de junio

Esta edición de Radiolandia 2000 estuvo en los kioskos al mismo tiempo que se producía la rendición de las tropas argentinas en Malvinas. La tapa es claro síntoma de los 3 hechos trascendentales que ocurrían casi al mismo tiempo.

El inicio del título de la nota es tomando el nombre de una muy buena película nacional, que se estrenó en 1985 y que trataba sobre los días de junio de 1982. El paso del tiempo, ese juez insobornable, ha demostrado que aquellas no fueron jornadas simples y comunes. Demasiadas cosas pasaron en ese mes en general y, en particular, entre el 11 y el 14.

Asomado a los históricos balcones dela Casa de Gobierno, el Papa bendijo a la multitud que se agolpó sin distinción de banderías políticas.

A las 9 de la mañana del viernes 11 de junio de 1982, por primera vez en la historia, un Papa llegó a nuestro país. Como había hecho en cada parte del mundo, se arrodilló y besó el suelo de esa tierra, que lo recibía inmersa en una guerra absurda desde hacía más de dos meses. Días antes, Juan Pablo II había estado en Gran Bretaña y su visita a Argentina tenía un claro mensaje: tratar de poner fin a las acciones bélicas.

Una cantidad de gente como pocas se vio en nuestro país se reunió en las calles aledañas a la Basílica de Luján, en la misa que Juan Pablo II brindó en la tarde del viernes 11.

Su actividad fue intensa: estuvo en La Catedral, salió a los históricos balcones de la Casa de Gobierno, para bendecir a una multitud que lo ovacionaba fervorosamente. Luego, en el despacho presidencial, se reunió en privado con los tres comandantes (Galtieri, Lami Dozo y Anaya), donde les dio su opinión sobre la guerra. Por la tarde ofreció una misa multitudinaria en las puertas de la basílica de Luján, hecho que repitió el sábado, en un altar montado en el monumento a los españoles, en el barrio de Palermo. En horas de la tarde, abordó el avión de regreso, pero antes sentenció: “Ambos pueblos lloran las pérdidas de jóvenes vidas y ansían con insistencia la paz. No hay que dudar en buscar las soluciones”.

Las ilusiones de repetir el título obtenido en nuestro país en 1978 se comenzaron a desvanecer desde el fallido debut ante Béligca. Pffaf, arquero de la selección europea, detiene el cabezazo de Valdano.

Apenas 24 horas más tarde, en el estadio Camp Nou de la ciudad de Barcelona, la selección argentina debutó en el mundial de España, donde defendía el título. Luego de una extensa preparación de 4 meses el equipo mostró las mismas falencias que venía evidenciando desde hacía por lo menos un año y medio y cayó ante Bélgica por 1 a0, iniciando un torneo que prontamente quedaría en el olvido.

César Menotti, el principal responsable del fracaso argentino en España 1982, medita luego del mal debut con los belgas. La floja actuación en el mundial, marcó el fin de su ciclo iniciado en 1974.

La insistencia de Menotti en contar con ciertos futbolistas que le habían respondido en 1978, pero que estaba claro que habían bajado sensiblemente su nivel cuatro años más tarde (Luis Galván y Valencia, por ejemplo), sumado a la perseverancia de utilizar a Olguín y Tarantini como laterales, cuando en sus clubes habían demostrado ser excelentes zagueros centrales y una concentración en un lugar desapropiado conformaron, entre otros errores, un cóctel letal para las aspiraciones nacionales.

Dos días después del fin de la guerra, salió esta edición de Gente. La revista fue uno de los principales órganos de difusión del gobierno, con la teoría del “estamos ganando”…

Pero lo peor llegó el lunes 14. Cuando la tarde se despedía en nuestro país y la noche se hacía más profunda, llegó la noticia: se había declarado el cese del fuego en Malvinas y el General Menéndez había firmado la rendición. El delirio iniciado el 2 de abril, llegaba a su fin, con consecuencias que hasta hoy, años después son inestimables.

Dramática tapa de Crónica, reflejando la triste realidad argentina del día siguiente del alto el fuego en las Islas Malvinas.

No sólo por los inocentes soldados que fueron y no volvieron, sino por aquellos que lucharon en las Islas y regresaron escondidos por un gobierno que jamás los apoyó como debía. Muchos de ellos no pudieron reinsertarse nunca en la sociedad, con un dolor que nos sigue atravesando un alma partida en 1982 pedazos.

La bronca de la sociedad por los seis años de dictadura, se potenció por la rendición en Malvinas. Esto se vio con claridad en la marcha que se realizó el martes 15, que fue reprimida por la policía.


One response to “Los días de junio

  • Christian

    Que días aquellos de Junio del 82. Estuve en la estación Paso del Rey porque decían que en su camino a Luján el Papa bendeciría en cada estación, pero eso nunca sucedió.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: