Fuera de stock: Las rifas de Boca y River

La revelación del año en la televisión argentina incursionó en la publicidad gráfica: Luisa Albinoni y sus curvas en versión azul y oro promocionando la “Superestrella de Boca”.

Los años del gobierno militar fueron tremendos en todos los aspectos y el económico no fue la excepción. La política llevada adelante desde el Ministerio que comandaba José Alfredo Martínez de Hoz era clara: nula producción nacional y toda la importación posible. Los argentinos se creyeron (una vez más) que eran del primer mundo e ingresaron en un universo ficticio, lleno de viajes a Miami, comprar compulsivas y el seudónimo “deme dos” que tan bien les cabía.

Dentro de ese panorama, 1981 fue el año que mostró el inicio del resquebrajamiento del Proceso y que se hizo más evidente en el aspecto financiero, con el cierre de banco y compañías diversas dedicadas a ese fin, con tanto esplendor en el lustro anterior. Como es obvio, el fútbol no estuvo ajeno a todo esto. Y fue justamente en ese 1981 que Boca sacudió el mercado con la compra, quizás, más rutilante de su historia: el pase de Diego Armando Maradona.

Con ropas de civil, Maradona y Kempes posan con las casacas que vistieron en 1981. En derredor de sus pases, Boca y River lanzaron las más diversas formas para poder solventarlos. El saldo fue claramente negativo.

A las pocas semanas (el debut fue en febrero) ya se comenzó a hablar de los problemas que tendría el club para poder pagarlo. El ingenio se agudizaba, pero la realidad del país (con devaluación e histórica frase del ministro de economía Sigaut: “El que apuesta al dólar pierde”) y la huída de los mecenas, hicieron el resto. En medio de la desesperación salieron a la venta unas rifas, bajo el lema: “Venga y gane con Boca, gane con la superestrella del supercampeón”. La “mega star” estaba corporizada en Luisa Albinoni, actriz que llegó a su cenit en ese año, con un personaje de “La peluquería de Don Mateo”.

Para no quedar en desventaja ante la llegada de Maradona a Boca, River se lanzó a la búsqueda de Kempes. En dicha empresa trató de embarcar a sus socios: ¿Muchos se habrán sumado?

El impacto de la compra de Maradona fue tan grande, que River no se quiso quedar atrás. Entonce lanzó un pomposo “Bono pro adquisición de Kempes”, por el que se invitaba a los socios a “colaborar con el esfuerzo de la comisión directiva” para repatriar al “matador”. El delantero llegó a Núñez lesionado y no pudo rendir en la medida que se esperaba de el. Recién hacia fin de año, con el Nacional, aportó sus goles para el título.

Pero River iba por más, y así como imitó a Boca en la compra de un futbolista de altísimo nombre, no quiso ser menos en el rubro financiero. Por ello lanzó esta campaña, con título tan elocuente como confuso su fin.

La “Organización ida” (¿?) con su sede en la desaparecida calle Cangallo, lanzó al mercado esta propuesta. No queda del todo claro a que se refería, pero tenía mucho aspecto de financiera. Esperemos que representando a la banda no haya dejado en “idem” a varios…

Esa temporada tuvo dos torneos, con saldo positivo para ambos, ya que ganaron uno cada uno (Metro azul y oro, Nacional rojo y blanco). Pero en el rubro económico y financiero, se fueron al descenso. Las deudas se acumularon y los dos tardaron mucho en recuperarse, si es que alguna vez de verdad lo hicieron. Cualquier similitud con el país, no es pura coincidencia.

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: