La ruleta se detuvo en la tristeza


La famosa tapa de El Gráfico del 20.10.1981, testimoniando claramente la situación vivida tres días antes en el novedoso circuito de Las Vegas. El dolor reflejado en el rostro de Carlos Reutemann sintetiza su sentimiento (y que era el de todos los argentinos) frente la pérdida del campeonato ante el brasileño Nelson Piquet.

El momento clave del Gran Premio de Las Vegas 1981 y decisivo para la definición del certamen de pilotos. En la vuelta 17, al encarar la curva 14 del circuito, Nelson Piquet supera por adentro a Carlos Reutemann, encaminándose al primero de sus 3 títulos mundiales. El “lole” debió afrontar la carrera más importante de su vida en las peores condiciones y sin un auto acorde.

Cansado, abatido y resignado, Reutemann ingresa a su habitación del Hotel Cesar Palace de Las Vegas, aún con sus ropas de corredor. Unos instantes atrás, había quedado hecho trizas el sueño de toda su vida. La desesperanza, a muchos kilómetros de distancia, también ganaba a sus fieles seguidores en Argentina.

Con claros síntomas de derrota en su rostro, el “lole” brindó una conferencia de prensa en su habitación con periodistas argentinos, dejando en claro cual era su opinión de lo ocurrido, con una sentencia contundente: “Fue el día más triste de mi vida”. Entre otros puede verse a dos colegas que lo acompañaron en buena parte de su carrera: Héctor Acosta (a su lado, de traje) y Eduardo González Rouco.

Perfil del Williams FW07 – Cosworth con el que Reutemann afrontó las últimas carreras del calendario 1981. Con el no pudo ganar ninguna competencia y padeció más de lo que disfrutó. El cambio de neumáticos efectuado a mitad de temporada (Goodyear por Michelin, inverso que el de Brabham) también conspiró contra la suerte del argentino.

El buzo rojo, el inconfundible casco (con la publicidad de Carta Franca) y el Williams son incontrastables pinturas del Reutemann 1981. Ese que peleó con todo (y por momentos contra todos, en particular en su equipo) para concretar su viejo sueño de ser campeón del mundo. La carrera de Las Vegas marcó una sentencia que parecía estar decretada desde mucho antes. Pero para los hinchas que lo seguimos en cada carrera, quedará por siempre el recuerdo de lo que fue: un grande que superó los tiempos.

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: