Monthly Archives: December 2011

Publicidades retro de fin de año


Desde las páginas de las principales revistas, Federico Luppi invitaba a brindar con todos, con ganas y con sidra La Victoria, por un promisorio 1974. Desde este sitio, nos sumamos al festejo y agradecemos todas las visitas, los comentarios y las sugerencias que nos regalaron en este año. Por muchas imágenes retro más…¡Salud!

A comienzos de los años ´70, el sueño de todos los boquenses (impulsados por su Presidente Alberto J. Armando) era poder levantar el estadio en la Ciudad Deportiva situada en la costanera Sur. Hasta tenía fecha de inauguración: 25.05.1975. Como es sabido, nada de eso ocurrió, pero mientras tanto, se recaudaban fondos de varias maneras. Una de ellas era la “Rifa de las estrellas”, para poder regalar de todo!! Buscá la sucursal más cercana y comprate una….

¡Que buena era la pregunta que se formulaban los publicistas de Radio El Mundo en diciembre de 1972! Ellos lo vinculaban a la emisora, pero en nuestro país fue un año de tremendos cambios, con cuatro presidentes, la vuelta de la democracia, el retorno de Perón, la matanza de Ezeiza y miles de hechos más, que no entraban ni entrarían en un aviso de un página.

Hacia fines de 1973, “Cacho” Fontana presentó su renuncia a la conducción de “El fontana show”, exitosísimo programa que se emitió por más de una década en Radio Rivadavia. La tarea no era fácil y la emisora, tal como se aprecia aquí, trató de ir con lo mejor “con todos”, para que la audiencia no los abandonara. El envío duró apenas un año sin pena ni gloria, pero en 1975 llegaría a esa franja el maravilloso “Rapidísimo”, a quien ya hemos recordado en este blog: https://lasimagenesretro.wordpress.com/2011/04/14/50-anos-que-pasaron-rapidisimo/

Con un lenguaje cuasi poético, Radio del Plata anunciaba la llegada de 1979. Por aquel tiempo, era la mejor FM del país y también tenía muy buena programación en AM. Debajo puede leerse el slogan que acompañó a la emisora por muchos años: “Mil gracias por estar con nosotros” 

Advertisements

El día del arquero: 22 de diciembre. El retiro de Ubaldo Fillol


22 de diciembre de 1990. Luego de una actuación tan fantástica como su carrera, Ubaldo Fillol es paseado en andas por sus compañeros de Vélez. Sus reflejos intactos le permitieron desarrollar una faena sin fisuras para la victoria de su equipo sobre River por 2 a 1, postergando el sueño del club de Núñez, que no pudo ser campeón. Ese maravilloso reconocimiento de propios y propios (le era imposible ser extraño en el monumental) fue el justo broche de oro para su trayectoria.

El título de la nota de El Gráfico es elocuente. Luego de todas las atajadas del Mundial 1978, no había dudas, todos los arcos del mundo le quedaban chicos. Jamás vi un arquero que diera semejante sensación de invulnerabilidad. Entre otros méritos, le reconozco el haberle quitado ingratitud al puesto que más la tiene y que, gracias a su plasticidad y agilidad, muchos chicos quisiéramos ir siempre al arco para sentirnos un rato Fillol. ¡Gracias Pato!

17.09.1972: El fútbol argentino asiste a un nuevo récrod: Momento exacto en que Fillol le desvía el remate desde los doce pasos a Bedogni de Estudiantes y ataja su sexto penal en un mismo certamen (Metropolitano 1972). Sus destacadas actuaciones en la valla de Racing le permitieron la transferencia a River a mediados del año siguiente.

Si sos de la generación que no lo viste en vivo, disfrutá de algunas de las grandes atajadas del “pato”. Si tuviste la suerte de observarlo en una cancha o por la tele, volvé a sorprenderte.

En la selección argentina tuvo grandes partidos y fue el dueño indiscutido de su valla durante muchos años. Pero este momento, sin dudas, estará por siempre en la galería de los sentimientos inolvidables del hincha. En el estadio de Rosario Central, Argentina vencía a Polonia 1-0 en el inicio de la segunda fase del Mundial ´78, cuando el conjunto europeo tuvo este penal a su favor. El capitán Deyna lo ejecutó, pero como un rayo verde estaba el “pato” para contener el disparo y mantener la ventaja. Muchos dijeron: “Se gritó más que un gol”. Y fue por obra de Fillol


Entrevista: César “Banana” Pueyrredón

“Soy de armar mi presente sobre las cosas fuertes de mi pasado”

Fue un verdadero placer conocerlo. Su amabilidad y su simpleza hicieron amena la charla. Recorrimos gran parte de su carrera, desde los inicios en el crepúsculo de la maravillosa década del ´60. A veces el éxito no consiste solamente en cuantos discos o entradas se venden, sino en la manera que un artista perdura en su público y como es reconocido y querido. Entonces, a continuación, las imágenes retro, en primera persona, del exitoso César “Banana” Pueyrredón. 

Inicios

Banana fue el resultado de los distintos grupos que veníamos formando con mi hermano (Daniel) y mi primo (Alejandro Giordano). El grupo anterior se llamaba “Fever” con el “toro” Martínez en batería, Jorge Scoufalos en guitarra y, además, quien era el compositor de las letras junto a mí. Había un cantante más (Jorge Estévez), que era casi la voz principal y que llegó a grabar los primeros temas. El cambio se produce cuando compongo “Facundo ha llegado al mundo” para mi sobrino/ahijado y el productor decidió que tenía que ser yo quien lo cantara y como tuvo éxito, seguí adelante y Estévez comenzó con su carrera solista.

En 1971, Banana ya era uno de los grupos más conocidos del país. Cuatro de los cinco integrantes (falta Jorge Scoufalos) en esta foto en un estudio de grabación: “toro” Martínez, Daniel Pueyrredón, Alejandro Giordano y César.

El nombre

Había varias opciones. Ricardo Kleiman era el productor y trajo la idea del sur de Francia, ya que había una cadena de boutiques muy famosas hacia fines de los ´60 llamada Banana y pensaba que la marca se iba a meter en todo el mundo. Nos gustó la idea, ya que en Argentina  un “banana” era un tipo conquistador, ganador, seductor. Kleiman no quería que el grupo fuera “Los…” sino un nombre simple. Dijo que la otra opción podría ser “Alambre”. Nos miramos entre todos y dijimos que no. Por suerte, ya que sino ahora sería César “alambre” Pueyrredón.

Uno de los primeros registros fotográficos del grupo Banana, del año 1970: Jorge Scoufalos, Daniel Pueyrredón, Alejandro Giordano, César, Jorge Estévez y “toro” Martínez

Primeros recitales

Era todo caótico, pero muy divertido. El primer show creo que fue en Isidro Casanova en un club bien de barrio y enseguida nos llegó la posibilidad de una temporada en Punta del Este, hacia fines de diciembre de 1969. Tocamos hasta marzo, porque “Facundo ha llegado al mundo” sonaba en todas las radios argentinas y uruguayas. Hacíamos shows cortitos y en carnavales, entre 3 a 4 por noche.

Foto de 1973 y el look de la banda no deja mentir: época de camisas floreadas y coloridas. Allí está la formación de Banana, que según la óptica de César, llegó al punto más alto de la carrera del grupo. Canciones como “Toda una noche contigo”, “Conociéndote”, “Ella está con lágrimas en los ojos” o “Nadie podrá hacerme olvidar”, entre otras, ya eran éxitos y comenzaban a convertirse en clásicos.

Disco debut

Salió con una política muy especial de parte de nuestro productor, ya que no quería incluir la canción éxito, porque decía que la gente ya la había escuchado mucho. Entonces llegamos a un acuerdo y para que hubiese relación con el tema, la placa se llamó “Banana ha llegado al mundo”.

Luego del tremendo suceso del simple que contenía “Facundo ha llegado al mundo”, Banana lanza su primer LP titulado “Banana ha llegado al mundo”. El grupo ya realizaba shows por toda la geografía del país con gran éxito.

Composiciones

Yo tenía algunos temas y Scoufalos los suyos. Luego nos sentábamos y tirábamos ideas uno a otro. En un momento tomamos la decisión de firmar todas las canciones bajo la autoría de los dos, fue la mejor manera de evitar cualquier problema. Valga como ejemplo que “Ella está con lágrimas en los ojos” es casi 100% de Jorge y “Conociéndote” casi todo mío, pero están registrados como Pueyrredón-Scoufalos.

El punto más alto

Sin dudas el período 1973-76 fue lo mejor de “Banana”, con el disco con la B grande en la tapa, que estamos en un parque frente a la Facultad de derecho, con una imagen muy urbana, con un colectivo que pasa detrás de nosotros.

Una placa que los consolidó definitivamente: el disco Banana, de 1974 en el sello EMI. Contenía, entre otros,  los siguientes temas: Porque te vas, porque me dejas, Si alguna vez piensas en mi, Conociéndote, Ella está con lágrimas en los ojos, Nadie podrá hacerme olvidar, Con la lluvia volverá el amor, Mi vida sencilla rara y divertida y Nuestra canción de despedida.

Etapa solista

Hacia 1983/84 la banda se iba desvaneciendo y de hecho era una situación de un solista con un grupo detrás. Entonces le plantee al resto de los integrantes mi idea de comenzar mi camino. Saco el primer disco “Así de simple” como César Pueyrredón, pero a partir de una vivencia, le agrego el banana. A todo el mundo le tenía que explicar quién era, que había sido el compositor y cantante de de los temas de Banana, entonces para el verano de 1985 hicimos un afiche que decía “Ayer Banana, hoy César Pueyrredón”. Estando en la puerta de un teatro en Necochea hablando con mi prodcutor, escuchamos cuando a una pareja que se acercó a la boletería y ella le dice a él: Que bueno que hoy está César Pueyrredón, a lo que le contesta, “Que lástima que no vinimos ayer que estuvo Banana”. Esa misma noche nación César Banana Pueyrredón.

Luego de un viaje de dos meses por Estados Unidos para estudiar producción musical, volví con muchas ganas de armar la banda y en septiembre grabamos “Sólo un poco más” y al año siguiente salió el disco que realmente nos abrió las puertas del éxito que fue “Está en vivo”, registrado en el teatro De la Cova en Martínez y fue maravilloso. Hice una especie de revival de lo más fuerte del grupo Banana con enorme repercusión, sobre todo en las nuevas generaciones.

Grabado entre el 4 y el 5 de julio de 1986, este disco en vivo, marcó un récord enorme de ventas y repercusión. Allí, César hizo una exquisita recopilación de los mejor y más romántico del repertorio de Banana. Todavía eran épocas de reuniones en las casas (conocidas como “asaltos”) donde se bailaban lentos. En esos momentos de ensueño, con las luces bajas, eran infaltables este puñado de canciones…

Luego llega en 1987 “Mas cerca de la vida”, que considero bisagra en mi carrera, ya que pude imponer mi impronta, con temas a mi mujer, a mis hijos, abriendo las texturas hacia lo latino, lo pop, con un saxo y un percusionista en la banda. La gente aceptó mi perfil de salir un poco de las canciones románticas hacia una temática más de amor integral.

Hasta aquí el recorrido de lo más retro de la carrera de César. Luego llegarían más discos (Ser uno mismo, Tarde o temprano, Armonía, etc) que lo posicionarían definitivamente como un artista integral. Actualmente, sigue con su música, haciendo muy buenos shows y recibiendo el cariño y reconocimiento que se ha sabido ganar. Como le ocurrió en Sábado Bus en este 2011

Anecdotario

– La versión de “Conociéndote” en inglés (del disco “Está en vivo”) fue un poco como una broma para las FM de ese momento, que les gustaba mi música, pero estaban empeñadas y encaprichadas en pasar temas en inglés. Entonces dije: Bueno, voy a hacer Conociéndote en inglés. Tampoco me lo pasaron…

– Tenía 17 años y estaba terminando el bachillerato en el Instituto Bayard y un día el rector, hombre de aspecto duro, paró toda la secundaria y puso el disco simple con “Facundo ha llegado al mundo” en un wincofón. Me moría de vergüenza, pero estaba muy felíz

– A mí siempre me había gustado “Almendra”, a quienes había visto a los 16 años en un teatro del centro, un día que ingresó la policía y paró el show. Poco tiempo después nos dimos el gusto de tocar juntos una vez en el teatro Pueyrredón de Flores, ya que a un productor se le ocurrió juntar a los grupos más convocantes de los dos vertientes, que en ese momento denominaban “progresiva” y “complaciente”. La ecuación no resultó y la gente nos tiró de todo. Los músicos no sentíamos que había esa dicotomía, al punto que más de una vez lo hemos recordado con Spinetta.

Agradecimientos

– A Marcelo Torres, manager de César, por la buena onda para la realización de la entrevista

– A César, por un rato de nostalgia y recuerdos. Inolvidables para quien esto escribe

Toda la info de la carrera de César “Banana” Pueyrredón y la data de sus próximas actuaciones la encontrás en http://www.cesarpueyrredon.com.ar/


Jaite y la Copa Davis: Quiero verte otra vez…


Martín Jaite no puede contener el llanto emocionado, que se propagaba por todo el estadio y el país tenístico. En un dramático partido, había derrotado a Michael Stich 4-6 6-4 6-1 1-6 6-3, colocando la serie ante Alemania 2-2. Más tarde, Mancini le daría el punto del triunfo a Argentina. Sin dudas, fue su éxito más resonante en Copa Davis. Gracias a la profesión, tuve la suerte de hablar de tenis en varias ocasiones con Martín. Un fenómeno que hasta tuvo la delicadeza de autografiarme este póster, que lucí mucho tiempo en mi pared, como muestra de mi admiración. ¡Toda la suerte en la capitanía!

Vivió en España hasta 1983 y a fines de ese año regresó al país, sorprendiendo a todos por su técnica y velocidad. En febrero de 1984, Argentina venció a Alemania en la primera rueda, en lo que fue la última serie de Guillermo Vilas. En los cuartos de final, llegó el debut de Martín Jaite, acompañando en el equipo a José Luis Clerc. El escenario no podía ser más duro: Mc Enroe y Connors como visitantes. Sin embargo, Martín tuvo una soberbia actuación ante esos genios en el supreme court que tanto dominaban.

En la primera rueda de 1985, llegó el debut de Jaite como local. Consiguió el único punto en la derrota ante Ecuador 1-4. Este es el momento del desahogo, al doblegar en un cerrado encuentro a Raúl Viver por 6-4 5-7 5-7 6-2 6-3

En octubre de 1985, en una maratónica serie que duró ¡5 días!, Argentina descendió a la Zona Americana, tras perder como local ante Unión Soviética por 3-2. Esta es una escena del decisivo dobles que Jaite y Clerc perdieron ante Leoniuk-Zverev 6-4 1-6 9-7 6-3. En la jornada final, “Batata” desperdició una ventaja de dos sets a cero ante Andrei Chesnokov y cayó en cinco parciales.

Toda la tristeza de la derrota ante URSS se cambió por alegría un año más tarde. Con un juego y temperamento brillantes, Jaite fue el puntal de la victoria ante Chile en Santiago por la final de la Zona Americana 4-1. Ganó sus dos singles con total autoridad: Rebolledo 6-2 6-3 6-2 (a ese partido pertenece esta esforzada volea) y Gildemeister 6-2 6-2 6-1.

La serie ante India de la ronda inicial de 1987, pudo haber cambiado la historia de aquella generación en la Copa Davis. Fue derrota increíble 2-3, pero todo lo bueno había comenzado en el encuentro de esta imagen, que quizás haya sido el mejor partido de Martín Jaite en césped. Superó a Ramesh Krishnan por 1-6 3-6 6-3 6-2 6-3.

Red de por medio se abrazan John Mc Enroe y Martín Jaite, luego que el argentino ganara el único punto de la final de la Zona Americana 1988 ante Estados Unidos. Fue el arranque de la recuperación de su confianza, que lentamente volvió al mejor nivel. El gran “SuperMc” sólo perdió 8 de sus 49 singles en Copa Davis y 5 de ellos fueron en el Buenos Aires: 2 con Vilas, 2 con Clerc y este.

“Este triunfo ante Bailey borra lo de la India” sentenció Jaite en la conferencia de prensa. Y no era para menos. Jugando como un maestro sobre césped, le dio el tercer y definitivo punto a Argentina, para vencer a Gran Bretaña y lograr el ascenso al Grupo Mundial. La victoria por 7-6 6-3 7-5  fue festejada por el abrazo de Alberto Mancini, al que se suma Gustavo Luza, integrante del dobles junto a Javier Frana.


Medios en el túnel del tiempo: Radio Del Plata 1988


Allá por 1988, Radio del Plata tenía un excelente plantel de periodistas, tal como puede apreciarse en esta publicidad. Lo que llama la atención es la manera en que se intentó comunicar la pluralidad de voces. Valga como ejemplo: “MANCINI tampoco coincide con MACTAS… Lo que no quiere decir que Mancini y Neustadt piensen igual”. Quizás esa confusión se trasladó a los oyentes que no la posicionaron entre las más escuchadas (lo eran Mitre, Continental y Rivadavia), pese a la buena oferta. La mayoría de las figuras habían emigrado de Mitre, luego de haber conformado la exitosa programación de la gestión Julio Moyano (82-86), como ser Bernardo Neustadt, Rubén Corbacho, Enrique Alejandro Mancini y Carlos Rodari.

A ellos habría que sumarles a Fernando Niembro, Marcelo Araujo y Adrián Paenza, también provenientes del “80 del dial”, que dieron vida a “Equipo 10”, una buena idea para disputar el segmento deportivo de las 19 hs, ante poderosos rivales como Víctor Hugo Morales (Continental) y José María Muñoz (Rivadavia). Los 3 mencionados al inicio del párrafo, fueron los gestores del desembarco del extraordinario periodista y relator uruguayo, a quien acompañaron, junto a un inimitable grupo de colegas, en el recordado “Sport 80”.


Publicidades Retro: Piletas Pelopincho


Cada vez que la temperatura sube, me viene esta imagen a la mente. El chico de cabellos oscuros y su brazada. Todo sobre un mar de letras que formaban la palabra “Pelopincho”. Un clásico de la infancia de los que fuimos chicos entre mediados de los ´70 y comienzos de los ´80. Enorme acierto de la empresa “Plavinil”, con sus variados, coloridos e inolvidables diseños ¡Al agua!

Revolucionaria como pocos, la pileta hogareña de lona se sumó a los hábitos argentinos en la década del ´70. Como ha ocurrido en otras ocasiones, el nombre del producto quedó definitivamente adherido a la marca. Decir “Pelopincho” no merece ningún tipo de aclaración. Todos en algún momento apaciguamos el calor del verano dentro de una de ellas. En el tórrido (en todo sentido) verano 1975/76 de nuestro país, la conocida animadora “Canela” describía sus bondades en los avisos de las revistas.

La competencia no se hizo esperar y la empresa Alpargatas salió al mercado con “Playa Sol” un símil de “Pelopincho”. Bajo el slogan “Un cuarto de juegos al sol”, salió a buscar la clientela. No sabemos cual habrá sido el resultado de ventas, pero el nombre de la otra marca ya estaba impuesto y navegaba en las calmas aguas del éxito. Un chapuzón y hasta la próxima.