El cumple del 13


Telepibe
El 1 de octubre de 1960, salió al aire por primera vez Canal 13. Durante gran parte de esa década, tuvo como símbolo a este simpático niño, que siempre vestía la camiseta con el número de la emisora. Hasta para quienes no vivimos esos años, sabemos a la perfección que fue conocido por todos como “Telepibe”. En esta escena se hace bocina con su mano izquierda, aconsejando no cambiar de canal con una frase que fue emblema y que para los que andamos por los cuarenta, aún resuena en nuestros oídos, pronunciadas por un locutor al terminar cada programa como aviso del siguiente: “Quédese en el trece para ver…”.

Proartel

Los estudios del canal se instalaron sobre la calle Lima (donde aún se encuentran), pero a la vuelta, en la Avenida San Juan 1170, estaba Proartel, que era la productora que lo proveía de casi todos los contenidos. Su dueño era de nacionalidad cubana, con una impronta que marcó al 13 y a buena parte de la televisión argentina: Goar Mestre. Una deliciosa perla del archivo esta imagen del edificio recién inaugurado.

ManceraY si de personas importantes en la historia de la televisión argentina hablamos, allí tiene un lugar reservado Nicolás “pipo” Mancera y sus “Sábados circulares”. Iniciados en 1962 por la pantalla del 9, en enero de 1964 inició sus emisiones por el 13, donde se quedó por 10 años, alcanzando picos únicos de rating, con las mejores estrellas internacionales y un estilo único de conducción, tal como muestra esta foto, donde el genial animador está sentado al pie de una enorme y pesada cámara, donde resalta la sonrisa del “telepibe”.

Pipo&MartínLos que fuimos pibes en los ’70, teníamos a casi todos nuestros ídolos en la pantalla del 13, como bien señala este aviso de 1972. No sólo el innovador Pipo Pescador y el titán Martín Karadagián estaban allí, sino también el fantástico Carlitos Balá con su show. Los que aún hoy no seguimos sintiendo un poco chicos, eternamente agradecidos con una canción, un toma de catch y un gestito de idea…

1973El año 1973 fue el último de Goar Mestre al frente de la emisora, ya que en octubre, en medio de una enorme polémica, el gobierno decidió dar por concluidas las licencias de los canales privados (el 9 y el 11 eran los otros). En enero lanzó su programación, donde claramente estaban las mejores figuras, cambiando el slogan: ahora era “Por una televisión mejor” y por eso este magnífico aviso con caricaturas, llamaba a levantar la mano a aquellos que estuvieran de acuerdo. Lo hacían, entre otros Marrone, Porcel, Olmedo, Andrea del Boca, Soledad Silveyra, García Satur, Sandrini, Balá, Arnaldo André, Susana, Mancera, Víctor Sueyro y hasta los tres chiflados y el zorro!

LibertadoresOtro hecho que le dio mucha popularidad al canal fue la transmisión de los partidos de los equipos argentinos en la Copa Libertadores. El martes 27 de marzo de 1973, River y San Lorenzo definieron cual de los dos avanzaba a las semifinales y, como se puede apreciar aquí, pudo verse en directo desde las 20:30 hs. Original y setentosa manera de presentar a los 22 protagonistas…

1974Tremenda programación de 1974. Algunos títulos fueron perdurando (Telenoche, Noticiero 13, Teleshow) y otros son parte de la historia de la televisión argentina (Odol pregunta, Almorzando con Mirtha Legrand). Llama la atención ver que Olmedo y Porcel tenían dos programas cada uno (El chupete y juguemos con Olmedo – Porcelandia y garrafa, respectivamente). Los “niños prodigio” tenían su lugar (Andrea del Boca en Pinina y su papá, Marcelo Marcote en Martín), también se lucía el genial Tato Bores (dígale si a Tato) y los más chicos nos deleitábamos (Show mágico de Carlitos Balá y este es mi mundo).

El 1 de mayo de 1980 llegó la televisión en colores. Pinky (nadie mejor que ella) le dio la emocionada bienvenida


Feliz cumple, radio…


Larrea
Cada 27 de agosto es un día de fiesta. La radio cumple años y todos los que amamos este medio, debemos celebrarlo. Un pequeño repaso por algunos programas y figuras ineludibles en una reseña. Comenzamos con el gran Héctor Larrea y un aviso de leyenda: Anunciando en los medios gráficos que el lunes 12 de marzo de 1973 se iniciaba “Rapidísimo” por Rivadavia. Y proponía hacerlo con una sonrisa. La misma que él con todo su equipo le regaló a millones de argentinos por muchos años (sobre todo a los que fuimos pibes en los ’70 y ’80 y nos levantábamos contentos para ir al colegio).

Badia 75En 1975 el maestro Juan Alberto Badía ya era un consagrado de la radio, pero “Flecha juventud” apuntó y se clavó en el corazón de todos los adolescentes de aquellos duros años. Musica, poesía y sueños se mezclaban cada noche en el aire de Del Plata, como un soplo de aire puro, en medio de una sociedad que ya estaba mostrando los primeros signos de descomposición…

Badia 79Unos años más tarde, ahora por Mitre, Badía animó los mediodías de verano con “Sintonía 80 en Mar del Plata”. Quizás fue un anticipo de lo que luego sería un clásico: sus envíos desde el “Estudio playa” en Pinamar.

Mitre 83La aparición de Julio Moyano en radio Mitre en 1983 fue una sensación. Y como muestra de ello, esta publicidad donde se puede apreciar el excelente elenco que conformaba la programación: Néstor Ibarra, Juan Carlos Mareco, Enrique Alejandro Mancini y Graciela Mancuso, entre otros. Pero sin dudas, que el equipo de Sport 80 sobresalía claramente, con Víctor Hugo, Marcelo Araujo, Adrián Paenza, Fernando Niembro, el propio Ibarra, Guillermo Salatino, etc. Fue, en mi opinión, el mejor programa deportivo de la historia de la radio en nuestro país.

VH 84Desde su llegada en 1981, fue incesante su crecimiento en audiencia y aceptación. Ya en marzo de 1984 (fecha de esta publicidad) era sin dudas, “el dueño de la pelota”. Respaldado por un equipo notable, Víctor Hugo Morales había logrado lo que parecía imposible: quitarle el liderazgo a José María Muñoz.

MacayaComo consecuencia de lo que citábamos líneas arriba, Radio Rivadavia decidió incorporar como comentarista principal a Enrique Macaya Márquez. El siempre prestigioso analista, conformó una muy buena dupla con Muñoz, con audiencia fiel en el 630 del dial.

HorizonteNo podía quedar fuera la FM. Y como símbolo, vaya este recuerdo para Horizonte, que marcó a toda una generación, con voces únicas y música de excelencia, como lo marca este aviso de octubre de 1985. Para saber más de esta emisora, date un vuelta por este post https://lasimagenesretro.wordpress.com/2012/10/09/medios-en-el-tunel-del-tiempo-radio-horizonte/

La radio fue una gran compañera durante mucho tiempo de los argentinos que pasaban sus vacaciones en el país. Recoradalo en este post titulado “Veranear por radio” https://lasimagenesretro.wordpress.com/2012/01/18/veranear-por-radio/


Día del padre 1973 en la publicidad

Modart 73Allá por 1973 el look de los hombres era muy particular, como puede verse en esta imagen. Una moda que ahora es recordada con el término “setentoso”… Ese saco cruzado con rayas y esos gruesos cuellos de camisa, sin duda llevaban a que las chicas que aparecen en el fondo de la foto desbordaran de admiración. Evidentemente, había hombres que vestían sin compasión, como decía el slogan de Modart, clásico negocio de indumentaria masculina, que se mantuvo hasta los ’90.

OlivettiPor esos años, la sigla PC sólo significaba una vinculación al Partido Comunista y lejos estaba de pensarse que remitiría a una computadora personal. Para teclados, teníamos la maravillosa Olivetti, en este caso el “revolucionario” modelo Lettera, que tenía como principal virtud el hecho de ser portátil. ¿Y que me contás de la frase “máquinas para servir al hombre?

Manhattan 73Y volvemos con las “pilchas”…. Camisas Manhattan eran muy conocidas en esos tiempos y ni hablar de su destacado “único con 4 largos de manga”, tal como reza esta publicidad. Como se aprecia en este modelo, bastante entalladas al cuerpo y con un largo cabello, con el look “progre” de los ’70.

scan0003Si algo tiene que tener papá es el poder oler bien y para ello, que mejor que una buena colonia, como Vitess, con su simpático estuche. Nací en 1973, por lo que aquel domingo 17 de junio, fue mi primer día del padre. Obviamente no recuerdo el obsequio, pero quizás le haya regalado a mi viejo una colonia Vitess… Prometo consultarlo (?)

T&W 73Y cerramos con otro clásico de los años ’70: Thompson & Williams, negocio de ropa para hombres que durante mucho tiempo, fue casi el único auspiciante en las canchas de fútbol. Para ese 17 de junio de 1973, tenía una gran idea para el día de papá. Creo que daría cualquier cosa por tener en mis manos ese simpatico paquete en forma de valija del aviso.

Ese día del padre de hace 40 años, fue en el medio del escueto gobierno de Héctor Cámpora. Tres días más tarde, el miércoles 20, se produjo el regreso definitivo de Juan Domingo Perón al país, en una jornda bañada en sangre, que se perpetuó con la denominación de “la matanza de Ezeiza”. Un antes y un después para una sociedad que, de alguna manera, todavía paga sus consecuencias…

 


Huellas retro en la ciudad: Cartel Coca-Cola (Bar Miramar)


Coca
Allá donde todavía Juan Bautista Alberdi se siente parte de caballito, más precisamente en el 1302, está enclavado el bar Miramar. Como ocurre en muchos de estos reductos, sus paredes se visten de gratos recuerdos… En una de ellas descansa este cartel, con claros visos de los años ’60. Evidentemente, estuvo alojado en el frente de la confitería “La preferida”, pero lo que se destaca es el logo de Coca Cola, bien clásico de ese tiempo, junto al slogan “bien helada” y las letras del comercio en verde. Si alguien tiene algún dato de donde estuvo (o sin aún está) la confitería será muy bienvenida esa información. Mientras, nos seguimos deleitando con este cartel de vidrio cuasi inmaculado, seguimos juntando las huellas retro de nuestra ciudad.


Huellas retro en la ciudad: Eveready, una pila de vida (y de recuerdos)


Pila de vida
En la frontera donde el barrio de Caballito empieza a tener borrosos sus límites con Boedo, hay una ferretería muy especial, con verdaderas joyas de nuestro pasado cercano. En su puerta, se acomodan varios calcos de los años 70 y 80, pero sin dudas este es el mejor. Un óvalo bien “setenetoso” por sus colores (cuasi psicodélicos), unos dibujos muy de aquella época y en el centro, la histórica Eveready color rojo, con su clásico slogan debajo “Una pila de vida”.

Durante muchos años, fue la más vendida del país y casi no se concebía que los artefactos de las casas que requerían de pilas, no fueran alimentadas con estas Eveready. En mi caso, la reconozco como fiel compañera de las tardes de fútbol, en casa o en la cancha, pero sin dudas, lo que ha quedado habitando en la mente de todos los que vivimos esos tiempos, es su jingle. Animate y cantalo… “Viva, viva la música…

 

 


Increíble simetría Argentina-Francia en Copa Davis (1982-2013)

La festejada victoria de Argentina sobre Francia por los cuartos de final de Copa Davis que acaba de finalizar, fue analizada desde muchos ángulos. Pero recordando el único antecedente de ambos en Buenos Aires, resulta increíble descubrir la simetría de resultados (por suerte con los vencedores invertidos). Por apenas un set, no se dio un score calcado con aquel. También hubo otro elemento en común con aquella serie de marzo de 1982: envuelto en una polémica, el tenista argentino mejor rankeado no estuvo en la cancha: José Luis Clerc…

VilasLuego de batallar por más de cinco horas al rayo del sol, en una calcinante jornada de viernes, Guillermo Vilas se arrojó sobre el polvo de ladrillo del Buenos Aires Lawn Tennis. Este verdadero poster tenístico que “Willy” dejó para todos los tiempos, fue a segundos de haber doblegado al fantástico Yannick Noah por 6-1/4-6/7-5/3-6/7-5. 31 años más tarde, Jo-Wilfried Tsonga logró el primer punto para su país en cinco parciales sobre Carlos Berlocq por 6-4/2-6/3-6/7-5/6-2.

CanoA continuación del triunfo de Vilas ingresó al court Ricardo Cano, quien no pudo desarrollar su tenis ante el talentoso Thierry Tulasne, que lo superó con la claridad con la que selló el match: 6-1/6-3/6-2. El anochecer que lo acompañó en su retiro del court (como se aprecia en la foto) era el mismo crepúsculo que se recortaba sobre el equipo argentino. En 2013, fue lo opuesto, porque Juan Mónaco dejó atrás ciertas dudas y se impuso por 7-6/6-2/6-4 a Gilles Simon.

GanzábalEn esta edición de 2013, el que ganó el primer punto en cinco sets, perdió el segundo en tres y el dobles en cuatro, tras ganar el primer parcial. Allá en 1982, sucedió la mismo. La improvisada dupla conformada por el debutante Alejandro Ganzábal (quien volea en la imagen) y Guillermo Vilas, cayó por 6-8/6-3/6-2/6-4 ante Yannick Noah-Gilles Moretton, quienes se mostraron más sólidos. Contra todos los pronósticos, que indicaban que Ricardo Cano formaría con Vilas, el capitán Junquet se decidió por Ganzábal. Detrás de “Willy” se aprecia el enorme cajón con el logo de Canal 9, por cuyas pantallas sufrimos muchos aquel match. Con mis 9 años, fue una gran desilusión deportiva…

Vilas 82El mejor tenista del país que estaba en desventaja 1-2 debía ganar el cuarto punto en la apertura del domingo para mantener a su país con vida. Y si lo hacía de manera concluyente, mucho mejor. Así lo hicieron Guillermo Vilas y Jo-Wilfried Tsongá. En 1982, “Willy” aplastó a Tulasne por 6-1/6-0/6-1, mientras que el moreno no dejó dudas ante Mónaco con un indiscutible 6-3/6-3/6-0. La serie, en ambas ocasiones, llegó al quinto punto.

NoahLa absoluta simetría entre ambas series se quebró en el último punto por apenas un set: Carlos Berlocq se patentó como héroe al dejar en el camino a Gilles Simon por 6-4/5-7/6-4/6-4, mientras que en 1982, Yannick Noah doblegó a Ricardo Cano 8-6/6-1/8-6. Gracias a ese triunfo, el moreno se bebió un dulce champagne en el vestuario visitante del Lawn Tennis, análogo del festejo de “Charlie”, rodando por el polvo del Parque Roca. La renuncia de Clerc, había condicionado a un equipo argentino que no encontró las respuestas, más allá de la entrega infinita de Vilas. 31 años más tarde, la ausencia de Del Potro, quedó en el olvido por la brillante tarea de los capitaneados por Martín Jaite, que otorgaron un punto cada uno


1973 – 12 de marzo – 2013 (40 años de Rapidísimo)


Larrea
El 12 de marzo de 1973, comenzó en radio Rivadavia, un ciclo que quedará por siempre en el recuerdo de todos los que tuvimos la suerte de escucharlo: “Rapidísimo”. Aquellas eran horas febriles, porque en el mismo momento que el programa salía al aire por primera vez, se estaba confirmando el triunfo de Héctor Cámpora en las elecciones presidenciales, desarrolladas en la víspera. La sonrisa de Larrea desde el aviso, fue el perfecto preámbulo de lo que sería su envío, con el humor como bastión fundamental.

Rina y BebaLa inmensa capacidad de Larrea para saber crear climas, llevar adelante cualquier tema con la precisión de un cirujano (fuera deporte, política, actualidad, etc), con el timming para darle paso a sus columnistas, fue uno de los bastiones del programa. Pero no tengo ninguna duda, que la compañía de las dos damas que ríen con él en este aviso, fue un aditamento insoslayable. Rina Morán y María Esther “beba” Vignola, con su voces, sus estruendosas carcajadas y su sentido del humor, nos hicieron más gratas las mañanas. Y lograron algo maravilloso: las sentíamos parte de nuestras familias.

Mario Sánchez con sus chistes inocentes, Luis Landriscina con sus cuentos, Mario Sapag con sus personajes, Carlos Russo con sus imitaciones y Víctor Hartriague corporizando al Dr. Pueyrredón Arenales, complementaban un equipo de humoristas imbatibles. Desde que el ciclo se afincó en la mañana del 630 del dial (1975) hasta mediados de los años ´80, fue ganador absoluto en las mediciones. Logró lo que pocos: ser un verdadero parlante en cualquier ciudad del país. Su despedida de la emisora de la calle Arenales fue en diciembre de 1993.

Y si, vale la emoción. Si estás como yo, alrededor de los 40, seguro que esta canción no te es indiferente. Escucharla me transporta en forma irrenunciable, a las mañanas de comienzos de los 80, como fondo de una escena rutinaria, pero que ahora se me figura como hermosa: mi viejo afeitándose antes de ir al laburo y mi vieja ayudándome a vestirme (pese a mi sueño incesante) para ir al colegio. Gracias Larrea por aquellos momentos. Gracias por haber hecho este programa. Gracias por alegrarnos la vida desde tan temprano…