Tag Archives: Enzo Francescoli

Imágenes retro de River Plate vs Atlanta


Este zurdazo de Mario Finaroli, superando la salida de Ubaldo Fillol, marcó el último triunfo de Atlanta sobre River en Núñez. Fue por 1-0 el domingo 20 de julio de 1975, en momentos en que los locales eran los cómodos líderes del torneo, con 9 puntos de ventaja sobre Boca. Pero esta derrota, fue el inicio de 3 sucesivas (Newell´s y el propio Boca) en una semana, que pusieron a los “xeneizes” tan sólo a 3 unidades. Luego los “millonarios” volvieron a los triunfos y salieron campeones luego de 18 años.

Otra escena del partido de julio de 1975. La espalda con el número 10 de River pertenece a Alejandro Sabella, cuyo remate es atajado por Carlos Buttice, de gran tarea en aquella tarde y uno de los artífices de la última victoria oficial de Atlanta sobre el club de Núñez en el monumental.

Esta foto pertenece al último partido de River como local ante Atlanta. Fue el domingo 29 de abril de 1984 y el encuentro finalizó igualado en un tanto (Jorge Gordillo y Alejandro Onnis). Con un extraño número 15 en su pantalón, Enzo Francescoli maniobra y deja en el camino a Ángel Landucci, ante la atenta mirada de Daniel Carnevali. Es difícil poder hablar de un partido como quiebre de la relación del uruguayo con la gente de River, pero hasta ese momento (ya llevaba un año en el país) su nivel había sido irregular, al punto de ser relegado al banco. En este match ingresó en el segundo tiempo y la rompió, comenzando una carrera llena de esplendor, que lo depositó en el podio de los máximos ídolos del club.


Paraguay y Uruguay campeones en Argentina

Antonio Alzamendi, uno de los más grande goleadores nacidos en el Río de la Plata, atesora en sus manos la Copa América, acompañado por Peña y Pintos Saldaña. Jugando apenas dos partidos, Uruguay fue campeón de la edición 1987.

Este domingo llegará a su fin esta nueva (y por momentos sorpresiva) edición dela CopaAmérica. El detalle saliente es que los dos finalistas, ya conocen lo que es levantar el trofeo en tierras argentinas.

En 1979, la competición no era con sede fija y ese era un año muy importante para el fútbol paraguayo, ya que a mitad de temporada, Olimpia había ganado por primera vez la Copa Libertadores, rompiendo la hegemonía de Argentina, Brasil y Uruguay.

 

Los once que iniciaron el partido ante Chile el día de la consagración en 1979: parados: Espínola, Torales, Sosa, Kiese, Fernández y Paredes. Agachados: Florentín, Morel, Aquino, Pérez y Romero.

La selección “albiroja” ganó su grupo, que compartió con Uruguay y Ecuador, con gran autoridad, pero el golpe fantástico lo dio en las semifinales, cuando dejó en el camino a Brasil, ganándole de local 2-1 y logrando un histórico empate en dos tantos en el estadio Maracaná, con goles de Milcíades Morel, Julio César Romero, Falcao y Sócrates.

 

Providencial salvada del arquero chileno Osbén ante el cercano remate de Amado Pérez. Fue la más clara del partido desempate disputado en cancha de Vélez Sarsfield.

Las finales fueron con Chile. El partido de ida fue con una contundente victoria por3 a0 en Asunción (“Romerito” en dos ocasiones y Morel), pero la revancha fue una derrota por1 a0 (Rivas), lo que desembocó en un desempate en Buenos Aires. La igualdad en cero en campo de Vélez Sarsfield le dio la copa a Paraguay, por haber marcado más goles en las finales. Los puntos altos fueron el arquero Roberto Fernández, el mediocampista Carlos Kiese y el talento de Julio César Romero, deslumbrante y habilidoso jugador que administró como nadie el departamento creativo de ese equipo.

En esta secuencia de la final puede apreciarse la habilidad y el talento de Julio César Romero.  “Romerito” es uno de los mejores jugadores de la historia de Paraguay y paseó su fútbol, además, por el Cosmos de Nueva York, el Fluminense de Brasil y el Barcelona de España.  

Ocho años más tarde, Argentina fue el organizador de la primera edición (de la nueva era) con sede fija. Pese a tener a la base del equipo campeón de México 1986 y contar con Diego Maradona, realizó una muy floja tarea, siendo eliminado en semifinales por Uruguay.

La plomiza tarde del domingo 12.07.1987 le da un marco melancólico a esta foto, que contrasta con el celeste cielo de la camiseta de los campeones de la edición 1987. La pelota descansa acariciada por Enzo Francescoli. 

El cuadro “celeste” era el campeón defensor y por la estructura del certamen, ingresó directamente en esa instancia, imponiéndose por1 a0 con gol de Alzamendi. Su rival en la final, de la misma manera que le había ocurrido a Paraguay en 1979, fue Chile.

 

Fiesta en la cancha y en las tribunas. El domingo 12.07.1987 el estadio monumental se tiñó de celeste y se bañó en alegría oriental para festejar la obtención de la Copa América.

El estadio de River Plate fue el escenario del partido de la consagración, con una nueva victoria por la mínima, en este caso con tanto marcado por Pablo Bengoechea. ¿Qué ocurrirá el domingo? ¿Qué historia se repetirá?


Copa América en Argentina (versión 1987)

La selección de Uruguay en la fría y nublada tarde que se consagró campeón en el estadio Monumental. Con la pelota, uno que la trataba como nadie: Enzo Francescoli.

El máximo torneo sudamericano de selecciones venía de tres ediciones (1975 – 1979 – 1983) sin sede fija, que trajo como consecuencia el desgaste de los protagonistas y el desinterés del público. Con estos antecedentes,la Conmebolvolvió hacia atrás con la idea y decidió que a partir de 1987,la CopaAméricavolviese a jugarse en un solo país.

El primero en ser elegido fue Argentina, que apenas doce meses antes se había consagrado campeón del mundo en México. Como un síntoma de lo que serían los años subsiguientes, el rendimiento del equipo de Carlos Bilardo (Maradona incluido) fue muy flojo.

A tan sólo un año y con casi todos los títulares de México 1986, Argentina defraudó con un muy bajo nivel y apenas una victoria en cuatro encuentros disputados.

Disputó cuatro partidos, de los cuales sólo ganó uno (ante Ecuador en la fase de grupos), empató otro (el debut frente Perú) y perdió los dos restantes: la semifinal ante Uruguay y el partido por el 3° puesto con Colombia.

02.07.1987  – momento histórico: Claudio Caniggia se eleva y con un golpe de cabeza derrota al arquero ecuatoriano, marcando su primer gol de la camiseta argentina (en esta ocasión, con un extraño número 3).

Los “celestes” eran los campeones defensores y, por el extraño esquema del certamen, ingresaron directamente en las “semis”, por lo que retuvieron el título marcando sólo dos goles en la misma cantidad de partidos. La coronación fue ante Chile por1 a0 con gol de Pablo Bengoechea, uno de los futbolistas destacados de ese equipo junto a Enzo Francescoli, Antonio Alzamendi, Nelson Gutiérrez y Rubén Sosa.

Dos goles en la misma cantidad de partidos le bastaron a Uruguay para ser campeón. Aquí están ambos: Antonio Alzamendi ante Argentina y Pablo Bengoechea frente a Chile.

Chile dio la gran sorpresa en el estadio Chateau Carreras, cuando goleó por4 a0 aBrasil en el último encuentro de la fase de grupos. Ivo Basay y Juan Carlos Letelier, con dos conquistas cada uno, fueron los héroes de aquella noche fría e inolvidable del 3 de julio.

De cara a sus hinchas, los jugadores de Chile celebran su victoria ante Brasil por 4 a 0. Fue la gran sorpresa del certamen.

Pero la más grata noticia llegó vestida como camiseta amarilla. Históricamente, Colombia había apostado al buen fútbol, pero nunca se la habían dado los resultados. Aquella Copa América de 1987 fue la presentación ante el gran público de un grupo de jugadores excepcionales, con la figura de Carlos “el pibe” Valderrama como insignia.

La selección de Colombia posa el 01.07.1987 antes de comenzar su actuación en la Copa América ante Bolivia en el estadio de Rosario Central. Fue una victoria por 2 a 0 que inició el camino de los grandes logros.

Dirigidos por Francisco Maturana, fue una generación inolvidable de futbolistas, que siguieron una idea de juego, convencidos de lo que querían. En este certamen se quedaron con el 3° puesto, luego llegaron hasta 8° de final en el mundial 1990 y tuvieron su punto más alto al golear a Argentina por5 a0 en 1993 por las eliminatorias. Uruguay fue el campeón, Chile la sorpresa, Argentina la decepción, pero quedará por siempre el recuerdo de los Valderrama, Higuita, Leonel Álvarez, Iguarán, Redín y Rincón, entre los más destacados de un equipo excepcional.

Una muestra más de lo que fue Colombia en aquel certamen: Carlos Valderrama con el balón de oro al mejor jugador y Arnoldo Iguarán con el botín de oro al goleador del torneo.


La chilena uruguaya en Argentina

No nos estamos refiriendo a ninguna modelo o actriz con más de una nacionalidad. Estamos hablando de uno de los goles más recordados de la historia contemporánea de nuestro fútbol, del que hoy, 8 de febrero, se están cumpliendo 25 años.

La famosa chilena de Enzo Francescoli ante Polonia en el Estadio Mar del Plata, fue el digno cierre de un partido maravilloso, con todos los condimentos y un score acorde: 5 a 4. Ambos equipos junto con Boca conformaban el triangular Copa de Oro 1986, que en la primera fecha había visto vencedor a la selección europea por sobre el cuadro de la ribera por 1 a 0.

Si los polacos vencían a River, eran los campeones, dejando el superclásico sólo para la estadística. Y estuvieron bien cerca de lograrlo, ya que a escasos 7 minutos del final, se imponían por 4 a 2. Allí apareció la magia de Enzo para descontar con un golazo al ángulo.

A los 89 igualó Ramón Centurión (recién llegado de Boca) de cabeza y en el instante final, la jugada del recuerdo: centro de Alonso, Ruggeri la baja de cabeza y la pelota se desinfla en el pecho de plastilina de Francescoli, como paso a previo a lo impredecible. Esa chilena extraordinaria que se clavó en el ángulo y que el recuerdo de propios y extraños, la hace más brillante, 25 años después.

La emocionante narración es de Carlos Asnaghi, por entonces, relator principal de Canal 13, emisora que por aquellos años, transmitía los torneos de verano.


Fútbol en estado puro

Muchas veces, en el afán de vender más ejemplares, las revistas exageran en los títulos de sus tapas. No fue este el caso, ya que lo que ocurrió hacer exactamente 25 años (26.01.1986) fue un partidazo para la historia, como lo decía El Gráfico.

En el estadio monumental se enfrentaban los dos mejores equipos del fútbol argentino: River, que era el líder del torneo con 10 puntos de ventaja y Argentinos Juniors, que era el campeón de la Copa Libertadores y apenas un mes atrás había perdido la famosa final Intercontinental frente a Juventus en Tokio.

Enzo Francescoli y Claudio Borghi eran las estrellas de sus respectivas formaciones y en aquella nublada tarde, brillaron como tales, llenando de fútbol cada sector del estadio “millonario”.

Aquí está el compacto del partido, con los relatos de Héctor Drazer y a una cámara, ya que este fue el segundo partido en importancia en la cobertura de Fútbol de Primera (que aún no tenía un año de vida). El principal fue Boca 1 – Ferro 1, jugado en horas de la noche.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.