Monthly Archives: February 2012

Publicidades Retro (Billiken – inicio de clases)


Con la inconfundible figura del mono relojero, que durante muchos años (y generaciones) acompañó a la revista, Billiken se sumaba al inicio del ciclo lectivo 1974 con la simpática pizarra “anotatodo” (que venía con la esponjita para poder borrar) y un juego de dominó. Aulas peronistas, diría un fanático del movimiento, ya que era la primera vez que comenzaban las clases con Juan Domingo Perón en el poder desde 1955.

El aviso de Billiken de 1975 decían que las cosas estaban cambiando, pero el contenido del inicio del mismo en nada se diferencia para los que somos padres en este siglo XXI: “Comienzas las clases, un día clave para todos: los chicos, los padres, los maestros. Y una ardua tarea en común: aprender, educar, enseñar”. La revista intentaba modernizarse y en ese proceso, dejaría atrás en el correr de aquel año al inolvidable mono relojero…

El tormentoso verano de 1976 (no solo en lo climático, sino también en lo político) tuvo su inicio de clases acompañado por una edición “super extraodinaria” de Billiken, cargada de cosas: mapa gigante de Argentina (110 x 74), datos del país, papel para forrar, juego de letras, rollo de cinta adhesiva y miles de cosas más.

Y esta me toca bien de cerca, ya que comencé Primer Grado en 1979 y la revista que corresponde a este anuncio salió a la calle al día siguiente de mi primer día de clases. Ya el color había ganado los avisos de Billiken, la tipografía era otra y, sin dudas, fue de una gran ayuda en aquellos años iniciales de colegio.

Advertisements

Medios en el túnel del tiempo (ATC 1985)


El intenso calor y la incipiente y lenta instalación de la televisión por cable, hacían que uno tuviera que recurrir en forma casi inexorable a las 4 ( a veces 5, según el lugar donde uno habitara para captar Canal 2) emisoras de aire, en los lejanos años ´80, para distraerse en épocas estivales. Desde 1979, la onda del 7 se había modificado por la sigla ATC (Argentina Televisora Color), que en sus primeras temporadas supo ser líder, pero que luego había decaído.

Para el verano de 1985 lanzaba esta programación, con algunos envíos curiosos, otros olvidados e, incluso, uno que nunca llegó a salir al aire. La mayor apuesta estaba centrada en “A la una, a las dos y a las tres”, que no era otra cosa que el típico programa de verano (obviamente desde Mar del Plata) y el título aludía a las horas en que ganaba la pantalla (de 13 a 15). La dupla de conductores no podía ser más ecléctica: Pancho Ibáñez y Virgina Hanglin. Pasó rápido como el verano, sin dejar mayor huella.

También aparecía el genial “Pipo” Pescador, con su inolvidable propuesta para chicos, pero lejos de sus horas de gloria, que si atravesaba “Telejuegos”, con Cecile Charré (amena conductora y brillante ventrílocua) y su perrito Alfonso. Pero el que más recuerdo, por original y por intentar un camino poco transitado en TV fue “Fuera de broma”, encabezado por el publicista Carlos Pugliese. Era una apuesta al humor absurdo, irónico, que logró mantenerse todo 1985.

El dato llamativo lo constituyó un programa anunciado para horario central (viernes a las 22) que nunca salió al aire: “El humor tiene cara de mujer”. La dupla de Beatriz Bonet y Gabriela Acher prometía risas y diversión, pero jamás nos pudimos enterar como fue la cara femenina del humor…

 


La despedida de Vilas en la Copa Davis

En el fin de semana del viernes 24, sábado 25 y domingo 26 de febrero de 1984, Guillermo Vilas jugó por última vez la Copa Davis. El equipo nacional ganó 4-1. El gran Willy dejaba atrás 15 años de lucha por conseguir la “ensaladera”, con un récord de 57 victorias y 24 derrotas.

Vilas estrecha la mano de Hans Dieter Beutel al finalizar el primer punto del match, con una victoria del argentino por 8-6 8-6 7-5 en 2 horas y 58 minutos. Fue el último de sus 45 triunfos en singles en Copa Davis.

Una joya del archivo. Guillermo Vilas jugando la Copa Davis en la era “pre vincha”… La foto es de marzo de 1973 y corresponde a una victoria de Argentina sobre Brasil por 4 a 1, por la semifinal del grupo continental. Fue el primer año realmente destacado del elenco nacional en la competencia, donde perdió ajustadamente como local la final de la Zona Americana ante Chile.

De las escasas imágenes que han sobrevivido de la mejor actuación de Guillermo en Copa Davis: 6 de marzo de 1983, extraordinaria “paliza” a Mc Enore 6-4 6-0 6-1 en el Buenos Aires.