Monthly Archives: February 2011

VideoMatch: Todo deporte – Sólo deporte

 

El 1 de marzo de 1990, con apenas dos meses de vida, el recientemente privatizado Canal 11 (por entonces con el agregado de TELEFE), ponía en sus noches el primer noticiero diario deportivo de la televisión abierta: VideoMatch, que tal como puede apreciarse en la publicidad de lanzamiento, tenía como subtítulo: Todo deporte – sólo deporte.

La idea de Gustavo Yanqulevich, director de programación de la emisora, era que el envío cerrara cada día, con imágenes provistas por la productora Telesport, que trabajaba junto a la señal ESPN. Para ello había armado un grupo de especialistas de los deportes más importantes (fútbol, tenis, automovilismo, básquet, etc). Más la locución en off de Marisa Caccia y la querida y recordada María Muñoz.

El elegido para la conducción fue Gustavo Lutteral, un joven locutor y animador de Canal 13, con buenas performances en las últimas temporadas. El 27 de febrero, a dos días el inicio del ciclo, éste se comunicó con Yanquilevich para manifestarle que finalmente se quedaba en la emisora de Constitución.

Estaba todo listo: imágenes, equipo y programa, pero faltaba nada menos que el conductor. El programador recibió la sugerencia del Jefe de Deportes (Ernesto Cherquis Bialo) para intentar llevar a alguien que él había conocido en 1985 en un mundial juvenil en China y con quien luego había sido compañero en Canal 13. Era un muchacho que a veces relataba fútbol, y que por entonces formaba parte del programa “De aquí para allá”.

El 1 de marzo a las 0 horas, Marcelo Tinelli saludó por primera vez sentado con una tarima, un micrófono, un pequeño monitor y el logo VideoMatch como toda escenografía. El programa iba todos los días (de lunes a lunes) con buen material deportivo, teniendo en cuenta que el cable recién comenzaba y mucha gente no tenía acceso a el.

El bajo raiting y el hecho que ESPN dejara de suministrarle material, llevó a que, a mediados de año, Tinelli le presentara la renuncia a Yanquelevich, quien no se la aceptó. Entonces la única solución fue que cada uno de los integrantes del staff: Gonzalo Bonadeo, Osvaldo Príncipi, Daniel Jacuvovich, Osvaldo “cocho” López y Alejandro Coccia, entre los más destacados, proveyera imágenes de sus propios archivos.

En medio de todo eso se filtró una filmación casera con un blooper, la gente se comenzó a enganchar con eso y . . . llegamos a nuestros días, con un imperio increíble, conductor millonario y todos los etcéteras que caben en la mente de cada uno que lea estas líneas.

Chau, chau, chauuuuuuuuuuuuuuuuuu

Advertisements

¿Quién no soñó con ganar el PRODE?

Al principio, como si fuese algo muy complicado, el Ministerio de Bienestar Social, difundía estos instructivos para que la genten supiera como jugar el PRODE

¿Quién no soñó con ganar el PRODE? Nuestro país ha dado muestra, a lo largo de su incomparable historia (tómese el adjetivo en la dirección que se desee) de muchas “originalidades”, que han enriquecido a algunos, ilusionado a varios y divertido a otros tantos.

Allá por febrero de 1972, entró en vigencia en forma oficial, un juego que revolucionó a una gran porción de la población: El PRODE (apócope de pronósticos deportivos) que alteró el pulso de los argentinos como pocas cosas en este rubro.

Francisco Manrique, por entonces Ministro de Bienestar Social del gobierno de Alejandro Lanusse, fue el encargado de ponerlo en vigencia e inmortalizar una frase: “Es como un impuesto al bobo”.

Los primeros años fueron de una “fiebre” absoluta, con agencias que se abrían de a miles por toda la geografía nacional, con cataratas de apostadores que se ilusionaban cada domingo con la fecha del fútbol, tratando de poner la cruz exacta en local, empate o visitante, en el casillero correcto de los 13 partidos (habitualmente 10 de primera y 3 del ascenso).

 Tal fue la locura, que el PRODE tuvo su propia película: “Yo gané el Prode ¿y usted?” estrenada el 28 de junio de 1973, que es una verdadera joya, ya que contiene imágenes en colores de un Boca – Independiente jugado en la “bombonera” y un programa que tuvo vida (¿Alguien recuerda algo de este envío?) por las pantallas de Canal 13 titulado “La cola del Prode”, tal como marca este delicioso aviso…

Con el paso del tiempo, la gente fue perdiendo paulatinamente interés sobre el juego, hasta que el mismo fue descontinuado por Lotería Nacional, previo invento del Prode del primer tiempo, con el fin darle más dinero a los clubes (¿?).

Hubo jugadas con pozos vacantes y otras con ganadores en solitario, como el paraguayo Mercedes Negrete, el primer gran vencedor único. Cuando se conoció su nombre, todos pensaron en una mujer, pero el masculino albañil hizo rápido sus valijas y se fue de casa, dejando en soledad a su humilde esposa, Fabiana López, que velozmente fue incorporada a diversos programas del Canal 11 de Héctor Ricardo García. Como quedó dicho, el PRODE fue una muestra más de una sociedad en permanente mezcla de cosas y valores. Estos valores que valen más de 13 puntos.


Un 22 de febrero para la historia

Hay fechas que pasan sin dejar recuerdos. Son simples hojas del almanaque que se vuelan y nadie repara en ello. Pero hay otras que se quedan por siempre, como un sello indeleble. Eso pasa con el 22 de febrero para los futboleros. Ese día en 1981 cayó domingo y se convirtió en mojón ineludible para la historia de ese deporte en nuestro país por dos motivos esenciales: la presentación oficial de Maradona con la camiseta de Boca y el debut de Víctor Hugo Morales en la radiofonía local.

VH81

Todo se concentró en la “bombonera”, donde 60.000 almas colmaron sus instalaciones desde muy temprano para ver como un sueño que parecía imposible se hacía realidad. Diego era la joya más preciada del fútbol argentino y los clubes más importantes de aquí y del mundo lo querían tener en sus filas. Sólo Boca, con una maniobra que sorprendió a propios y extraños, rápidamente logró quedarse con su pase. El fixture quiso que en la fecha inicial, el club de la ribera sea local de Talleres, con una expectativa inigualable.

La costumbre desde hacía casi dos décadas era ir a la cancha con la radio portátil o quedarse en casa, pero siempre seguir por medio de José María Muñoz en Radio Rivadavia, las alternativas de la jornada. A partir de ese 22 de febrero comenzó a producirse un sano cambio de hábito, ya que del otro lado del Río de la Plata llegó un relator excepcional, con una voz, una dicción y una manera de encarar la profesión única e irrepetible: Víctor Hugo Morales.

Por la frecuencia de Radio El Mundo, produjo un impacto mayúsculo, al darle su impronta, rodeado de un equipo brillante (Marcelo Araujo, Fernando Niembro y Adrián Paenza entre los más destacados) que se jugaba en cada opinión. Muchos de los que éramos chicos o jóvenes, nos empezamos a conmover por esa forma de hacer periodismo, al punto de querer volcarnos a esta profesión.

Equipo

 

El equipo de la tarde del debut de Maradona en Boca. Parados: Mouzo, Hugo Alves, Acevedo, Gatti, Brindisi y Córdoba. Agachados: Escudero, Maradona, Perotti, Quiroz y Trobbiani.

La voz de Víctor Hugo llevó las instancias del 4 a 1 con el que Diego y Brindisi dieron cátedra ante Talleres, como puntapié inicial de una campaña que desembocaría con el título local que a Boca se le negaba desde 1976. También marcó el inicio del cambio de tendencia en los oyentes futboleros que rápidamente convirtieron al narrador uruguayo en lo que fue: un referente y el mejor relator de la historia de la radiofonía nacional.


La mejor balada de la historia. La de Piazzolla y Ferrer

Desde el balcón del mítico departamento de la calle Arenales, Piazzolla y Ferrer despliegan una bandera con una leyenda que entró en la leyenda

La década irrepetible se negaba a irse así nomás. Los años 60 se extinguían, con plena conciencia de saber que habían cambiado las estructuras de años en varios ámbitos. La música, obviamente no era ajena a esto. El tango venía en bajada desde hacía un tiempo y necesitaba de alguien que lo aggiornara a los tiempos que corrían (volaban quizás como nunca).

Discutido e incomprendido por la vieja guardia que se resistía a los cambios, Astor Piazzolla llegó y modificó todo lo que había, con un nuevo estilo. Su reafirmación definitiva para el gran público llegó allí, en noviembre de 1969, cuando en el Primer Festival de la Canción, auspiciado por la Municipalidad de la ciudad (todavía no autónoma) de Buenos Aires, presentó la obra que había alumbrado con Horacio Ferrer: Balada para un loco.

El poeta se había llegado hasta la casa del músico pocos días antes con un frase en su mente: “Yo se que estoy piantao, piantao, piantao”. Y a partir de eso, comenzaron a construir la maravilla irrepetible. Cuenta Ferrer, que en un momento, cuando el recitó el “vení, volá, sentí, el loco berretín que tengo para vos”, Astor cerró repentinamente el piano y mirándolo emocionado le dijo: “Esto es una bomba atómica”.

Y de esa manera estalló en el Luna Park (sede del festival), desde su acorde inicial y desde que Amelita Baltar dijo por primera vez aquello de “Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese que se yo, ¿viste?”. El jurado deliberó entre una multitud que ovacionaba y desaprobaba en partes iguales el tema, hasta que dio su veredicto y el ganador del concurso fue “Hasta el último tren”, la otra canción finalista.

Pero el oído popular ya había dado su aprobación en otro sentido. La balada era la vencedora en sentimiento, dejando para la perpetuidad en la entretela del alma, cosas como eso de ver la luna rodando por Callao, mirar a Buenos Aires del nido de un gorrión o enloquecer el corazón de libertad.

Si bien la versión del polaco me parece la mejor, creo que Amelita Baltar será por siempre la voz de la balada.

Gracias Piazzolla por esa magia y gracias Ferrer por esos versos, que como bien sostuvo una vez: “El loco de la balada no tiene un piante psicópata. Tiene el piante del enamorado, capaz de irse de sí mismo para estar en la mujer que ama. El suyo, es un piante iluminado”.


¡Marche el último Nacional de la historia!

El domingo 17 de febrero de 1985, dio inicio el último torneo nacional de la historia del fútbol argentino en primera división. Había sido una idea innovadora, allá por 1967, cuando tuvo su edición inicial, ya que permitía integrar al país. Al comienzo, los representantes del interior eran conjuntos amateurs, pero con el tiempo lograron una gran superación, peleando mano a mano con los grandes. Quizás Talleres de Córdoba haya sido el mejor exponente de esta afirmación.

Cuando se menciona a los viejos nacionales, vienen a la mente nombres de equipos inolvidables, que a muchos nos acompañaron en nuestros inicios como “futboleros”, tales los casos de Puerto Comercial de Bahía Blanca, Desamparados de San Juan, Altos Hornos de Zapla, Central Norte, Guaraní Antonio Franco y Cipolletti, entre otros.

El torneo de 1985 fue el último, ya que a partir de la mitad de ese año, comenzaron los certámenes por temporada. En su primera fecha, se produjo el debut oficial en nuestras canchas de un arquero extranjero que marcaría un antes y un después en el puesto: José Luis Chilavert. Los hizo en San Lorenzo 4 – Círculo Deportivo de Nicanor Otamendi 0, en cancha de Atlanta.

Dos tremendos goleadores de aquellos años, dejaron su marca en la 1ª fecha. Pedro Pablo Pasculli marcó cinco tantos en la victoria de Argentinos ante Central Norte en campo de Ferro, mientras que Ramón Centurión se despachó con 4 conquistas, en el triunfo de Unión por 5 a 0 sobre Gimnasia, que ese día regresó a la máxima categoría, luego de seis años.

En la ciudad de Palpalá, en la provincia de Jujuy, Boca no arrancó bien, ya que cayó ante Altos Hornos de Zapla por 1 a 0, en el partido que marcó el regreso de Alfredo Di Stéfano a la dirección técnica del club donde había sido campeón en 1969.

Algunos tantos de aquel certamen en la presentación del glorioso “Todos los Goles”

Pero sin dudas que la nota destacada de aquel domingo fue la presentación de Ricardo Gareca y Oscar Ruggeri con la camiseta de River. Por cierto que esto es un formalismo, porque la casaca que lucieron en esa ocasión distó mucho de ser la tradicional del cuadro de Núñez. Lo cierto que luego de sus controvertidos pases desde Boca, se dieron el gusto de debutar y fue con una victoria por 3 a 1 sobre Cipolletti en el monumental.

Con un extenso e irregular desarrollo (tuvo rueda de ganadores y perdedores, se paró 3 meses por las eliminatorias y cuando se reanudó, se jugó en paralelo con el recién iniciado torneo de la temporada 1985/86) el último nacional de la historia escribió su capítulo final en el mes de septiembre, con la victoria de Argentinos sobre Vélez con este recuerdo del noticiero de Canal 11 con relatos de Alejandro Apo.


La tele del `84

Por si el tiempo no está lindo el fin de semana, podemos quedarnos en casa y ver un poco de tele. Pero de la buena, nada de películas en última generación, partidos en HD ni nada que se le parezca. Vamos a aquella querida tele (todavía para muchos en blanco y negro) de hace más de medio siglo.

En diciembre de 1984, la oferta era bien variada en los canales de aire. En la foto, de arriba hacia abajo el orden de los canales es 13, 11, 9 (único privado), ATC y 2.

Entre algunas recomendaciones que les podemos dar está “El maravilloso mundo animal” el sábado a las 12 por Canal 13 con la conducción de Francisco Erize, ecologista abnegado y por entonces esposo de María Julia Alsogaray. Esto como previa de “Badía & compañía”, que ese día nos regalaba (¿?) el recital de Lolita Torres…

Canal 11, en un verdadero anticipo de los tiempos venideros, donde proliferarían las nuevas religiones, presentaba al pastor norteamericano Jimmy Swagart con un envío con título poco relacionado con el tema “Música con alma y vida”. Un rato más tarde, un verdadero clásico que perduró muchísimos años en los mediodías de sábado de la emisora: Telematch, competencias entre ciudades alemanas con originales juegos y los inconfundibles relatos del argentino, radicado en aquel país, Luis Armando Salcedo.

El jovencito que aparece con un perro en el recuadro de Canal 9 es Luis Miguel, sin que haya ninguna referencia hacia su persona en la programación. ¿Estrategia o error de la revista Radiolandia? Argentina Televisora Color (o ATC) con varias de sus series y programas habituales, como los documentales de Historias de la Argentina Secreta o las buenas películas de Función Privada.

Pero lo mejor estaba en Canal 2, ya que a las 22, y directo desde los Estados Unidos, transmitió la pelea donde “Uby” Sacco intentó sin éxito, quedarse con la corona que se mantuvo en manos de Gene Hetcher.

Para el domingo, Canal 13 tenía “Polémica en el fútbol” y “Las chancletas de papá”, ciclo poco recordado, pero que 7 años más tarde fue la base del exitosísimo “Grande Pá”. Mucho cine en el 11, toda la tarde del 9 para “Domingos para la juventud” (con Soldán y Jorge Rossi) y por la noche lo que todos los futboleros esperábamos con ansiedad: “Todos los goles”, joya del periodismo deportivo en TV.

Por último, vemos que ATC cerraba su año deportivo con el premio coronación desde el autódromo (con casi todas las categorías) y Canal 2 tenía Golf en TV, con Diego Bonadeo.

Si te quedás en casa el finde, después no digas que no te avisamos todo lo bueno que había en la tele, eh!!!

Un gracias enorme a Sergio Domínguez, que colaboró con esta joyita de su archivo personal


Paso a paso, pasaron 10 años

Hace una década, la situación de Racing era de las peores de su dura historia. El club había sido recientemente gerenciado (¿Se acuerdan de esa palabra?) y entregado a las manos de Fernando Marín.

Éste, en su carácter de mandamás designó, para sorpresa de casi todos, a Reinaldo Merlo como entrenador, para poder remontar un promedio acuciante, que lo mostraba apenas un puesto por sobre la tan temida promoción, teniendo por debajo sólo a Argentinos, Belgrano, Almagro y Los Andes.

El viernes 9 de febrero de 2001, “mostaza” hizo su debut oficial. Fue en condición de local y, a tono con los sufrimientos de la “academia”, perdió 1-0 ante Talleres con gol Daniel Albornós. Su primer equipo fue Sessa; Bressán, Ubeda, Green; Castillo, Arce, Lux, Zanetti; Chatruc; Milito, Rueda.

Ese Clausura fue muy duro y recién a falta de una fecha, logró salvarse de todo. Para el Apertura la cosa cambió y con la llegada de los refuerzos (Campagnulo, Maciel, Gustavo Barros Schelotto, Maceratesi y Bedoya, entre otros) el equipo tuvo un gran comienzo y luego supo mantener la diferencia hasta lograr el título que rompió el maleficio.

Merlo inmortalizó su “paso a paso” como señal de calma e ir partido a partido, tratando de calmar la ansiedad de los hinchas por los 35 años de sequía. Pasaron 10 temporadas y no ha habido ningún otro título por la mitad celeste y blanca de Avellaneda, que espera no tener que sufrir otros 35 años para escuchar nuevamente “paso a paso”.