Monthly Archives: January 2011

El duelo Coria – Gaudio 10 años después

Esta semana la gira del ATP Tour tiene una de sus escalas en Chile, más precisamente en Santiago, su capital. Hace 10 años, en febrero de 2001, la sede era Viña del Mar y allí la final fue disputada por dos jóvenes argentinos, que ya se venían anunciando por su talento: Guillermo Coria y Gastón Gaudio.

El partido, que fue el primero oficial entre ambos, fue muy disputado y finalmente quedó en manos de Coria por 4-6 6-2 7-5, luego de muchas idas y vueltas y con varias discusiones entre ambos. Ese fue el primer título en la carrera del tenista santafesino.

El destino quiso que apenas cinco días más tarde, se volvieran a encontrar, nada menos que en la cancha central del Buenos Aires. Por los cuartos de final, Gaudio se quedó con el triunfo por 6-3 7-6, con bailecito incluido para festejar la victoria, luego de un match con tribunas que ardían por uno y otro, dando un toque futbolero al templo del tenis nacional.

Luego llegaron dos victorias más de Coria (Buenos Aires 2003 y Hamburgo 2003, ambas por semifinales). Esta última, contó nuevamente con fuertes cruces entre ambos, en los cambios de lado. Todo esto, mientras ambos deslumbraban al mundo y se convertían en los mejores del mundo sobre polvo de ladrillo.

El quinto y último partido es el más recordado, la épica batalla de la final de Roland Garros 2004. Comienzo con Coria arrasador y de pronto, la historia comienza a cambiar (para mi, en este puntazo).

El “gato” lo da vuelta y se queda con el trofeo con un 8-6 para el infarto en el quinto set. Algunos se hicieron hinchas de uno y automáticamente odiaron al otro, mientras que otros disfrutaron del juego de ambos. Lo cierto, es que el tenis argentino los extraña cada día un poco más.


Hay que estar a la moda

Con este calor, siempre es una buena opción juntarse con amigos al atardecer a comer una rica picadita. Si la temperatura no es sofocante, hacerlo en la vereda de un bar, es un plan interesante. Todo esto es igual ahora que en el lejano 1973 de la foto, pero lo que cambia radicalmente es la vestimenta, ¿no?

Si bien esos eran años de cierto desenfado (¿?) a la hora de “empilcharse” (término top de comienzos de los `70), lo concreto que es el traje parecía estar a la orden del día, hasta para una charla informal con amigos.

El aviso pertenece a Modart, una casa de ropa que estuvo muchos años en las principales ciudades del país. Una de las sucursales más importante estaba situada en la esquina de Avenida de Mayo y Perú (ahora está Farmacity allí) y saltó a la consideración popular el 9 de septiembre de 1988, cuando fue literalmente vaciada por un grupo de manifestantes que rompió sus vidrieras, en plena desconcentración tras un acto de los sindicatos en contra de la política económica del gobierno de Raúl Alfonsín.

Cuando todavía faltaban 15 años para tan triste episodio, Modart publicitaba sus modelos, sentenciando que los hombres que los lucían eran “peligrosos” y que las mujeres debían cuidarse de ellos, en un verano “súper peligroso”….


Aquellos sábados de los `80

Se acerca el fin de semana y nada mejor que recordar lo que pasaba hace 25 años. Eran épocas donde el cable sólo era para elegidos, no tanto por el poder adquisitivo, sino por ser afortunado y vivir en alguna de las zonas donde pasaba el tendido de las dos empresas que brindaban el servicio por entonces: Cablevisión y VCC.

Durante el último lustro de la década y como pocas veces en la televisión argentina, estaba claro cual era el objetivo de la programación de los sábados por la tarde de cada uno de los 3 canales que peleaban por el rating (dejando de lado a ATC, siempre muy particular y a Canal 2, ya que quienes no teníamos cable, no lo podíamos sintonizar).

El nuevamente privatizado (desde 1984) Canal 9 de Alejandro Romay arremetía con un envío clásico, que su dueño había puesto en el aire una década atrás: Sábados de la bondad. Un ómnibus (casi un bondi) que duraba como 9 horas, con el objetivo inicial de ayudar a los hospitales. La conducción estuvo a cargo de Leonardo Simmons y por allí desfilaban todo tipo de cantantes latinos, buscando su rato de fama y un aquelarre difícil de definir. En el video que sigue estas líneas, una joyita: la apertura del programa. Allí se ve a un grupo de jovencitos con aspiraciones de cantantes, bajo el título de “El club del 9”, buscando ser los émulos de lo que años antes había sido “El club del clan”. Nunca llegaron a ser conocidos, pero esta canción es bien recordada por toda una generación. Como perla, la locución del propio Simmons, leyendo los títulos que salían en pantalla, “pisando” las jóvenes voces de los muchachos.

Canal 11 no invertía en cantantes, productores, animadores, ni nada que se le parezca. Desde hacía muchos años tenía impuesta una marca, con un público fiel y seguidor: “Sábados de súper acción” era el título que durante una incontable cantidad de tiempo pobló las pantallas antes de convertirse en la emisora de las pelotitas. Tiros, westerns, tiros, caballos, tiros y más tiros a lo largo de la tarde y bien entrada la noche. Como se puede apreciar, la locución era de las mismas voces que aún se mantienen: Eduardo Colombo y Héctor Ascione.

http://www.youtube.com/watch?v=rbBqRP_AJe4

Girando la perilla llegamos hasta Canal 13 y otro clásico, que revolucionó algunas estructuras: Badía & compañía. Otro programa de larga duración, pero bien distinto de su colega del 9. Aquí se apuntaba a otro target, con análisis de la realidad, buenas presencias a nivel artístico y, sobre todo, la posibilidad de ver en vivo a las mejores bandas y cantantes del rock nacional. Todos, desde Charly y Spinetta, pasando por Soda, hasta los más noveles grupos, tuvieron su posibilidad de la mano de un conductor ameno y conocedor del asunto. Con el paso del tiempo, las nuevas generaciones quizás sólo sepan que fue el programa donde empezó Tinelli, pero no. Fue mucho más. Un soplo de aire fresco, novedoso, que ayudó a pasar los sábados en buena compañía.


Aquellas gaseosas en botellas de vidrio

Hubo una época donde poder tomarse una gaseosa era como un lujo. Los chicos esperábamos los cumpleaños para poder disfrutarlas. No se concebían esas bebidas en otro envase que no fuera la botella de vidrio de un litro. Cada una de las marcas tenía su propio diseño y la manera de ingresar a su sabor, era por medio del vetusto, pero siempre efectivo destapador.

Hacia fines de los años `60, Pepsi comenzó a desembarcar con fuerza en el mercado argentino para entablar su clásica competencia con Coca Cola. En esta joya publicitaria de 1968 se pueda apreciar que por aquellos años, no se tenía en cuenta lo peligroso que podía ser que un niño manipulase esa pesada botella de vidrio. Como se ve, en más de una ocasión, la misma está a punto de írsele de las manos…

Para los nostalgiosos, un par de detalles para deleitarse: el amboblamiento de la cocina (bien de época) y la inolvidable chapita de Pepsi. Para seguir el recuerdo placentero, cerrá los ojos y corré hasta el almacén de tu barrio con la botella vacía y comprate una bien fresca de 1 litro!!!!!!


Fútbol en estado puro

Muchas veces, en el afán de vender más ejemplares, las revistas exageran en los títulos de sus tapas. No fue este el caso, ya que lo que ocurrió hacer exactamente 25 años (26.01.1986) fue un partidazo para la historia, como lo decía El Gráfico.

En el estadio monumental se enfrentaban los dos mejores equipos del fútbol argentino: River, que era el líder del torneo con 10 puntos de ventaja y Argentinos Juniors, que era el campeón de la Copa Libertadores y apenas un mes atrás había perdido la famosa final Intercontinental frente a Juventus en Tokio.

Enzo Francescoli y Claudio Borghi eran las estrellas de sus respectivas formaciones y en aquella nublada tarde, brillaron como tales, llenando de fútbol cada sector del estadio “millonario”.

Aquí está el compacto del partido, con los relatos de Héctor Drazer y a una cámara, ya que este fue el segundo partido en importancia en la cobertura de Fútbol de Primera (que aún no tenía un año de vida). El principal fue Boca 1 – Ferro 1, jugado en horas de la noche.


Decí whisky!!!

En tiempos de vacaciones, nada mejor que dejar perpetuados los recuerdos personales y/o familiares con una buena foto.

Por eso, si te estás por ir a tu merecido descanso, no olvides llevar la Kodak Instamatic X!!! Este moderno producto de última generación, tiene la doble ventaja de ser sin pilas y tener el flash incorporado!!!!

Para los jóvenes que lean estas líneas, es bueno decirles que el citado flash es esa especie de cubito de hielo que se encuentra sobre la máquina y que se compraba en las casas de fotos por separado.

A disfrutar de la montaña, la playa, las sierras, en nuestro país o en el exterior, pero siempre con la Kodak a mano!!! Y al volver, rápido a la casa de fotos a revelarlas!!! Quizás, con suerte, en 3 a 4 días nos las entregan y nos juntamos para verlas.


Bochini + Libertadores = Independiente

Una foto llena de historia y plagada de simbología en la liturgia de Independiente: Ricardo Bochini y la Copa Libertadores. El futbolista que más veces jugó para los rojos en la disputa del tradicional trofeo.

Este martes, día del debut del cuadro de Mohamed en la Libertadores, no es una fecha más. Es el cumpleaños del “Bocha”, ese duende que siempre anda sobrevolando la mitad roja de Avellaneda.

Ese jugador único e irrepetible que hizo de la camiseta número 10 de los “diablo rojos” un elemento intransferible y que tanto le ha pesado a cada uno que la tuvo que lucir.

Bochini tenía la costumbre de marcar goles cada vez que jugaba un 25 de enero. Como yendo al revés de la lógica: el día de su cumpleaños, hacía regalos en lugar de recibirlos… El más recordado, sin dudas, fue el que le hizo a Talleres en el Barrio Jardín, en 1978, coronando la histórica epopeya de consagrarse campeón nacional con 3 hombres menos, luego de una doble pared con Biondi y Bertoni.

Un grande que se extraña cada domingo: Felíz cumple Bocha!!!!