Monthly Archives: November 2011

Argentina en la final de la Copa Davis (Versión 1981)


Pasaron 30 años y el título de la nota previa de El Gráfico tiene una actualidad que asombra. Ya en 1981, la Copa Davis era un sueño para el tenis argentino. Para aquella ocasión se contaba en el equipo con un José Luis Clerc que atravesaba el mejor momento de su carrera y un Guillermo Vilas dispuesto a darlo todo en pos del objetivo, pese a las rencillas personales entre ambos. En la previa, parecía derrota contundente, ellos hicieron posible una hazaña.

Con la formalidad que el sorteo imponía, el equipo argentino, impecablemente vestido,  posa a la espera de lo que iban a determinar las bolillas. Finalmente, todo salió como deseaba en elenco nacional y Clerc enfrentó el primer día a Tanner. Desde la derecha, con lo mejor de sus respectivos guardarropas, el capitán Carlos Junquet, Eduardo Bengoechea, José Luis Clerc, el preparador físico Juan Carlos Belfonete, Guillermo Vilas y Ricardo Cano.

Para sorpresa de muchos, la histórica final puedo verse por Canal 2, que era la emisora de menor raiting de las cinco que se podían sintonizar en Capital y Gran Buenos Aires. Una gran parte de la población (entre los que me incluyo) no tenía la posibilidad de captarlo con claridad, ya que su antena se encontraba en la ciudad de La Plata y no emitía con gran potencia. Los relatos estuvieron a cargo de Carlos Asnaghi.

Una imagen para la historia, de los pocos registros que han quedado del fantástico match de dobles. En la previa, este era el punto más seguro para Estados Unidos, pero la fantástica labor de la pareja argentina hizo rozar la hazaña, al punto que Vilas sacó 7-6 en el quinto set. Jugaron durante 4 horas y 21 minutos y la victoria quedó del lado de Mc Enroe-Fleming por 6-3 4-6 6-4 4-6 11-9.

José Luis Clerc pega su drive sobre la carpeta del River Front Coliseum de Cincinanati, escenario de un fin de semana brillante para el entonces número 4 del mundo. El primer día venció en set corridos a Roscoe Tanner (poseedor del saque más potente del circuito), arañó la gloria junto a Vilas en el dobles y el domingo, frente al fantástico John Mc Enroe, desarrolló una tarea excelente, cayendo recién por 6-3 en el quinto set.

La síntesis de un fin de semana inolvidable. Se perdió ante la potencia más importante del momento como visitante, que tenía un jugador imbatible en su superficie. Muchas coincidencias, 30 años, como para poder darnos el gusto de la revancha. ¡Vamos Argentina!

Advertisements

Camisetas del ayer: River vestido de Barcelona


En agosto de 1980, a pocos días de haberse consagrado campeón, River Plate viajó a España para disputar la tradicional Copa Joan Gamper. En la primera jornada perdió con el Vasco da Gama 3-2 y debió jugar el partido por el 3° puesto ante PSV Eindhoven. La sorpresa fue mayúscula cuando los organizadores le informaron al equipo argentino que debía cambiar su casaca por la similitud con la del elenco holandés. Los utileros de la institución de Núñez sólo había llevado el juego titular, por lo que el inconveniente se superó con esta camiseta que luce Norberto Alonso: una alternativa de Barcelona, amarilla y negra. Para la historia

El recuerdo de aquella extraña versión de River/Barcelona acudió a nuestras mentes al observar el buzo de Fernando Prass, arquero de Vasco da Gama, semifinalista de la Copa Sudamericana: Idéntico.

El uruguayo Alfredo de los Santos gana en las alturas del Camp Nou ante la oposición de los holandeses del PSV Eindhoven y la atenta mirada de Norberto Alonso. Luego de igualar sin goles, River venció por penales 4-2 y se quedó con el 3° puesto de la Copa Joan Gamper, título que quedó en manos del Barcelona, vencedor 2-1 de Vasco da Gama. Por primera y única vez, River jugó con la del Barca.


Copa Argentina (versión 1970)

Oscar “Tato” Medina intercepta un centro ante la entrada de Zuvialde. El arquero fue una de las pocas figuras rescatables en la inesperada eliminación de Independiente frente al humilde Palmira de Mendoza por la fase inicial de la Copa Argentina 1970.

Los hombres de la hazaña. Allí están los jugadores de Palmira, el equipo mendocino que quedó en la historia por dejar en el camino a Independiente en la primera fase de la última edición de la Copa Argentina. La centenaria institución (fundada en enero de 1912) es cofundadora de la Liga Mendocina de Fútbol y actualmente se encuentra jugando el Torneo del Interior. 

Registro de los dos partidos de la leyenda. Ambos jugados en la cancha de Godoy Cruz con diferencia de apenas 3 días. Muchos futbolistas de Independiente que disputaron esos encuentros, están en la historia grande del club: Pavoni, Raimondo, Bernao, Yazalde y Tarabini. Palmira se clasificó para la segunda fase, donde fue eliminado por Lanús en definición por penales, luego de ganar un match cada uno.

Todos los resultados de la primera fase y la explicación del desarrollo del certamen, que fue declarado desierto, ya que nunca se llegó a disputar la segunda final. En la primera (jugada en cancha de Atlanta, ya en marzo de 1971) San Lorenzo y Vélez empataron en dos tantos. El ganador de la competición debía tomar parte de la Recopa Sudamericana de 1971, pero ningún elenco argentino fue designado.

El extraordinario defensor José Rafael Albretch sale festejando su gol, ante el inimitable marco del viejo “gasómetro”. Con esta conquista, San Lorenzo eliminó a Unión y avanzó a la segunda rueda. El “ciclón” llegó a la final del certamen en forma invicta, con el detalle curioso de haber enfrentado en la semifinal a All Boys de Santa Rosa (La Pampa).


River en Chubut: 40 años no es nada

Como un capricho del calendario. Hace casi exactamente 40 años (14.11.1971), River se presentó por última vez en forma oficial en Chubut enfrentando a Huracán de Comodoro Rivadavia. Con este fondo tan natural (el cerro Chenque) posan los 11 titulares de aquella tarde. Parados: Juan José López, Osvaldo Pérez, Pablo Zuccarini, René Daulte, Horacio Rodríguez, Reinaldo Merlo y Carlos Barisio. Agachados: Joaquín Martínez, Norberto Alonso, Carlos Morete y Jorge Ghiso.

La foto no está al revés. En un detalle extraño de su carrera, Alonso le pega con la derecha ante el cierre del zaguero Álvarez, pero el remate saldrá desviado, ante la atenta mirada de Juan José López. El logo que se ve detrás no es un simple publicidad, ya que la cancha donde hizo local Huracán en ese torneo se llamaba Estadio YPF. Arriba de J.J. comienza a leerse el slogan de la marca petrolera en lo inicios de los ´70: “Y péguele fuerte”.

Con un extraño (para él) número 10 en la espalda, Carlos Morete se debate frente a la defensa rival, ante la presencia cercana de un “pelicorto” Reinaldo Merlo. El “puma”, fiel a su costumbre, fue el autor del único gol de una muy ventosa tarde en Comodoro Rivadavia.


Diego – Bocha – celeste y blanco


Las cosas de las vida: La poco futbolera ciudad de Los Ángeles fue testigo del primer encuentro oficial de Diego y el “bocha” con la camiseta de la selección argentina. Fue en la noche del 14 de noviembre de 1985, en un empate en un tanto (Maradona hizo el gol). En ese partido hicieron su debut en el equipo nacional Sergio Batista y Claudio Borghi.

Ataviados con ropa de entrenamiento, los genios practican en un parque de Los Ángeles, el día previo al partido. La mutua admiración hizo que el diálogo dentro de la cancha fuera tan fluido como se esperaba, pero dentro de un equipo que jugó muy mal y que, ni por asomo, amagaba con ser el extraordinario conjunto que deslumbraría al mundo 7 meses más tarde.

En agosto de 1979, con motivo de celebrar sus primeros 75 años de vida, Argentinos Juniors organizó un partido ante Talleres de Córdoba en cancha de Vélez. Para que la fiesta se completa, tuvo dos refuerzos de lujo: Ricardo Bochini y Hugo Gatti, en la foto junto a Enrique Wolff (que integraba el plantel de los “bichitos”) y un tal Maradona. Fue la primera vez que el “bocha” y Diego fueron compañeros.

La última vez juntos y, quizás, la más trascendente. Fue el miércoles 25 de junio de 1986 por las semifinales de la Copa del Mundo. Bochini tuvo su merecido debut en los mundiales y Diego se dio el gusto de jugar un rato con su ídolo de la infancia. A los 4:30 del video, el momento del ingreso del “bocha”.


A diez del adiós del diez


El hombre de las tres pieles: la propia y las dos que hizo parte de su ser. En un momento del partido homenaje, Diego dejó ver que debajo de la celeste y blanca tenía la de Boca, para delirio de una repleta “bombonera”, el estadio donde 15 años atrás (1981) había comenzado el romance.

Así se anunciaba en la publicidad gráfica la televisación del partido. Fue por América con la dupla Mariano Closs – Fernando Niembro en la conducción y por sus pantallas el pueblo futbolero pudo apreciar el merecido homenaje al más grande en toda su extensión: la previa desde el hotel, el partido y las emocionadas palabras finales, con la sentencia que se inmortalizó. Aquella de la pelota inmaculada…

Otros tiempos… Antes de iniciarse el partido, y para delirio del pueblo “xeneize”, se estrecharon en un fuerte y sentido abrazo dos 10 que valen por 20: Diego & Román. El tiempo, los egos y muchos etcéteras más hicieron que esa relación se rompiese en forma definitiva (por ahora).

Los actores del homenaje. La selección argentina se preparaba para su último partido de las eliminatorias rumbo a Corea-Japón 2002, a jugarse días más tarde en Uruguay. Los hombres que dirigía Marcelo Bielsa enfrentaron a un combinado de estrellas dirigido por Alfio Basile (otros tiempos capítulo II). Un lujo, un derroche de calidad para un tarde inolvidable. La tarde del 10.


Medios en el túnel del tiempo: Palo y palo (1997)


Pensado como una nueva visión del fútbol, este programa tuvo una efímera vida entre 1997 y 1998. Comenzó en agosto de aquel año por las pantallas de TyC Sports, pero en menos de dos meses pasó a América. La producción era de “Cuatro Cabezas”, que quiso hacer una especie de “CQC futbolero”, con la misma idea de tres conductores y movileros que pusieran su cuota de acidez o ironía en las notas post partido. La propuesta no prosperó, pero quizás haya sido el germen de lo que años más tarde fue (y es hasta nuestro días) “Paso a paso”. Tal como puede apreciarse en el aviso publicado a raíz del comentado pase de emisora (comenzó en América el lunes 27.10.1997) el conductor central era Marcelo Gantman, secundado por un pelilargo Martín Souto, de las huestes del canal deportivo de cable e Ignacio “nacho” Goano, todavía con cabello y hombre histórico del riñón de la productora que por entonces era propiedad de Mario Pergolini. Su corta vida, ha dejado pocos recuerdos, pero el hecho que cobró más relevancia del ciclo fue la agresión al entonces notero Martín Ciccioli de parte de José Luis Chilavert, un hombre que sin dudas se sentía cómodo en el “palo y palo”.